Las 10 mejores películas de vampiros

Vamos con otra lista de un tema que a mí personalmente me gusta mucho: Los vampiros. Desde siempre ha habido una gran atracción hacia estos seres muertos pero tan peligrosos como sensuales. Ahora están más de moda que nunca gracias a series como “True Blood” o “The Vampire diaries”, además de las películas que van cayendo cada año (y sucedáneaos crepusculares edulcorados hasta la arcada. Ahí lo dejo xD). Estas son mis 10 seleccionadas:

10 – El sicario de Dios. Protagonizada por un Paul Bettany madurito pero atractivo y en forma, es la segunda toma de contacto del actor con el director Scott Charles Stewart después de “Legión” (ésta es de ángeles en vez de vampiros pero tiene el mismo estilo). La película nos sitúa en un futuro bastante apocalíptico donde los humanos, con el fín de sobrevivir, se han aislado de los vampiros mediante una ciudad fortificada . Nuestro protagonista, una especie de sacerdote caza-vampiros, desafía las leyes cuando sale a rescatar a su sobrina de estos abominables seres. Una película entretenida que tiene el valor añadido de un buen 3D y también poder ver a Stephen Moyer transformado en vampiro (algo totalmente nuevo para nuestros ojos xD).

09 –  Blade. En 1998 Stephen Norrington nos presentaba esta película sobre un vampiro diferente, una especie de híbrido en realidad, nacido con poderes especiales ya que su madre fue mordida  durante el embarazo. Parece ser que su parte humana le tira más y dedica su vida a exterminar a los chupasangres. Una apuesta que funcionó muy bien. Tanto que se convirtió en trilogía. De ella renació Stephen Dorff (por poco tiempo, eso sí) y nos dio a conocer a Guillermo del Toro (director de la segunda) y a Ryan Reynolds (co-protagonista descamisado de la tercera).  

08 – Vampiros de John Carpenter. Película de desfase total en el que se mezclan los vampiros y el western de una forma inquietántemente efectiva. Recurre a todos los tópicos habidos y por haber pero aún así es muy disfrutable gracias a la dirección de John Carpenter y a un reparto interesante encabezado por James Woods y Daniel Baldwin, otro de los innumerables hermanos que, pese a haber sido el más parecido a William, ahora está hecho un monstruo gordo y deforme (como todos los demás)…

07 – Abierto hasta el amanecer. Después de ganar el Oscar por Pulp Fiction, Quentin Tarantino escribió el guión de esta película, que acabó dirigiendo su amigo Robert Rodriguez. La trama trata sobre dos hermanos, Seth y Richard, que secuestran a una familia y su caravana para conseguir pasar la frontera ya que el FBI los tiene en busca y captura. Una vez en México pasarán la noche en “La teta enroscada”, una especie de whiskería que acaba siendo un nido de peligrosos vampiros. Una película muy entretenida, con algunas frases geniales (viniendo de Tarantino no es de extrañar) y que dio a conocer a Salma Hayek. Ese baile con la serpiente es todo un hito erótico de la historia del cine. Nota: Qué lejos queda el George Clooney de esta película respecto del gafapasta-busca premios que tenemos hoy en día ¿verdad?

06 – Noche de miedo (2011). Esta es una de las pocas veces en las que un remake supera a la original. Vale que “Noche de miedo” es un clasicazo ochentero pero está algo sobrevalorado y tiene alguna parte demasiado soporífera. Ésta sin embargo, rehuye de romanticismos y se centra en unas set-pieces de acción geniales protagonizadas por un no menos genial Colin Farrell (es capaz de sorprender mucho cuando quiere). Anton Yelchin, el chico-blockbuster está correcto en su papel, algo desplazado por un David Tennant robaescenas total. Muy recomendable. Ya os contaré si mejora con el 3D…

Sigue leyendo

Anuncios

Crítica: “Misión: Imposible – Protocolo fantasma”

La saga Mission: Impossible se ha convertido en un referente del cine de acción actual. Ha acumulado más de 1300 millones de dólares en todo el mundo con sus tres primeras entregas (la tercera llegó a los 400 pese a haberse estrenado en plena época ciencióloga/salto-en-los-sillones de Tom Cruise) por lo que estaba claro que antes o después iba a llegar una continuación. Cinco largos años hemos tenido que esperar pero visto el resultado, ha merecido la pena.

Esta vez es Brad Bird, director de “Ratatouille” y “Los increíbles” (dos referentes del cine de animación), nos muestra su ingenio a la hora de dirigir en imagen real. Toma el relevo a J.J. Abrams, que se limita a producir y de paso introduce a Josh Holloway en el reparto como quien no quiere la cosa (y yo se lo agradezco aunque su papel sea más corto de lo que cabía esperar).

El reparto sigue siendo uno de los puntos fuertes. Se nota que Tom Cruise se siente la mar de cómodo interpretando a Ethan Hunt y pese a estar a punto de cumplir los 50, el dueño de la nariz más sexy de Hollywood está en plena forma. Sabe también que la saga sin él no sería nada, igual que la saga Bourne no será nada sin Matt Damon, por mucho que quieran hacer caja con una nueva entrega protagonizada por Jeremy Renner, el segundo de abordo de M:I 4, por cierto.

Esta vez cambiamos a la preciosísima Maggie Q y a Michelle Monaghan por Paula Patton, que mantiene el tipo y se acopla bien a sus tres compañeros, pero en realidad cualquiera podría haber ocupado su puesto. Simon Pegg repite en M:I y tiene más protagonismo por lo que hay más humor en este capítulo. Como fan absoluto del cómico inglés, su papel es una de las cosas que más disfruté de la película.

Uno de los aspectos negativos de esta cuarta parte de Misión: Imposible es que no hay ninguna set-piece realmente espectacular, de estas que te dejan con la boca abierta (como nos tenían acostumbrados) a pesar de tener bastantes escenas ocurrentes y que incluso crean tensión e interés. La escena “Spiderman” que tanto aparecía en los trailers está muy bien pero no pasará a la historia como sí que lo han hecho algunas de la primera parte, por ejemplo. Pasa lo mismo con la escena final, la del garaje. Está muy bien rodada y coreografiada pero nos deja un poco fríos.

Conclusión: En general “Misión: Imposible – Protocolo fantasma” mantiene la calidad de la saga. No me parece la mejor secuela y en alguna ocasión nos lían demasiado contando lo que tienen que hacer en la misión y cómo van a hacerlo pero a cambio os puedo asegurar que es entretenida a más no poder. Las dos horas de metraje se hacen cortas y Tom Cruise sigue siendo genial. En fín que espero que haga la taquilla que se merece (por ahora todo parece indicar que así será) y que tengamos una nueva entrega dentro de poco. Y si es con Matthew Vaughn al mando mejor. Por pedir…

Nota: 8,2