Los seis nuevos posters de “The Avengers”

Anuncios

Crítica: “Sherlock Holmes: Un juego de sombras”

Después de que “Sherlock Holmes” superara los 500 millones de recaudación en todo el mundo, todos esperábamos una secuela y por fín ha llegado. Robert Downey Jr. ha sabido renacer de sus cenizas con esta franquicia y con otra aún más multitudinaria (aunque no por ello mejor ya que la segunda parte es para echarse a llorar), la de “Iron man”. De nuevo le acompañan Jude Law y el director Guy Ritchie, con los que parece haber forjado una muy buena relación. Y es que el buen rollo sigue siendo palpable en esta “A game of shadows”.

Robert Downey Jr. es de nuevo lo mejor de la película con diferencia. Se le nota a gusto en el papel y lo maneja como quiere con su carisma desbordante y un humor muy agradecido, sin entrar nunca en chistes escatológicos o fáciles. Jude Law continúa con su genial versión de Watson, uno más atractivo de lo acostumbrado y por tanto más seguro de sí mismo, convirtiéndose en un co-protagonista a la altura.

Si en la primera parte Moriarty no era más que una sombra acechante y peligrosa, en esta por fín sale a la luz y lo hace a lo grande, urdiendo un plan tan enorme como maligno, como todo villano que se precie. La elección de Jared Harris (hijo del primer Dumbledore, Richard Harris) creo que ha sido muy acertada ya que con otros actores más conocidos como Brad Pitt, Gary Oldman, Sean Penn o Javier Bardem (mira que les gusta en Hollywood, que pesadilla!) nos hubiera costado más creernos el papel y entrar en situación. Jared interpreta a un villano sin escrúpulos y que no se acobarda ante la astucia del protagonista. Su enfrentamiento con Sherlock genera tensión aunque a veces ni siquiera esté presente.

Respecto a la chica de la película, papel que esta vez recae en Noomi Rapace, cabe decir que esta totalmente desaprovechada. No tiene carácter y se pasa la película comiendo y mirando a Sherlock embobada mientras éste organiza todo a su manera. Parece que con una pareja tan destacable como la formada por Sherlock y Watson, no queda lugar para un tercero en discordia, por mucha mujer que sea. Esperemos que en “Prometheus” tenga algo más que decir…

Guy Ritchie continúa a los mandos de la fraquicia, algo que tiene cosas buenas (lo bien que rueda la acción aunque sea bastante videoclipero en general o la escena de la persecución en el bosque, de lo mejor que he visto en mucho tiempo) y cosas no tan buenas (la sensación de déjà vu que nos asalta en las peleas; Cuando Sherlock visualiza cada uno de sus movimientos  o sin ir más lejos la escena del bosque que mencionaba antes, tan parecida a la de la explosión de la primera). Sea como sea es capaz de imprimirle su propio sello una vez más y eso se agradece. La fotografía, por cierto, sigue siendo excepcional y el diseño de producción una verdadera maravilla.

Conclusión: “Sherlock Holmes: A game of shadows” es una secuela más que digna. Las dos horas justas que dura se pasan muy muy rápido gracias a un montaje ágil y varias set-pieces que van in crescendo en intensidad (como debería ser siempre). Sí, el guión a veces nos lía innecesariamente y el misterio no está muy bien llevado pero en este caso son males menores ya que estamos ante un blockbuster que acaba dándonos lo que esperábamos. La película ya ha superado los 330 millones en todo el mundo así que es casi seguro que tendremos tercera parte, una genial noticia para los fans de esta franquicia entre los que me incluyo, por supuesto.

Nota: 8,3