Rincón de Lectura: “Blaze” – Stephen King

He de confesar que le tenía bastante miedo a “Blaze” y no por su trama precisamente. Más bien porque ser sucesor de “La historia de Lisey” y “Duma Key” no auguraba nada bueno. La primera tiene sus momentos, es entretenida y tiene un aura onírico con mucha magia pero no deja de ser una de sus novelas más flojas. La segunda me dejó bastante chafado porque aunque está bien escrita es demasiado larga y realmente no cuenta nada interesante. Es una paranoia sin mucho sentido, un refrito de sí mismo.

A lo que iba, que cuando cogí Blaze de mi estantería de pendientes, lo hice casi como quien coge un cachorro muy mono y aparentemente cariñoso pero con unos dientes que flipas, osea con los brazos muy extendidos por si acaso XD. No obstante era Stephen King y llevaba algún tiempo sin leerle así que lo empecé sin esfuerzo y lo cierto es que me he llevado una sorpresa enorme.

Por si no lo sabíais, “Blaze” es una novela que King escribió en la época en la que utilizaba el seudónimo de Richard Bachman pero al pensar que no era suficientemente buena la dejó en un cajón y ahora, con una revisión y reescritura completa se ha decidido a compartirla con sus fans. Por cierto, me encanta que King siempre dedique unas pocas páginas al principio o al final de sus novelas para explicar cómo, cuándo o porqué las escribió. Su cercanía es una de sus mayores virtudes.

La trama de “Blaze” gira en torno a un estafador con pocas luces y dos metros de estatura que se decide a realizar uno de los mayores deseos de su compañero de fatigas: Dar el golpe perfecto y retirarse. Lo malo es que su colega está muerto y aunque él puede verlo y oirlo, secuestrar a un bebé de una familia adinerada requiere mucha más inteligencia y habilidad de la que tiene nuestro protagonista.

En la estructura del libro se nota que Stephen King ha sido uno de los mayores seguidores de LOST ya que para contar la infancia de Blaze, el autor utiliza los flashbacks y no necesariamente por orden cronológico para que vayamos juntando las piezas del puzzle, vamos, calcado.

Conclusión: Blaze es una vuelta al Stephen King que conquistó a medio mundo con sus primeras novelas. Vuelve a ser absorvente y entretenido como nadie. Esta vez el personaje principal es entrañable, algo que ayuda bastante a meterte en la historia. El tema de los flashbacks le ha quedado perfecto, haciendo que sean casi más interesantes que la trama principal. En fín una novela recomendable desde la primera página hasta la última. Espero que con “La cúpula” y los dos libros de relatos siga con este espíritu, el de entretener con historias bien contadas y sin enrollarse demasiado a no ser que sea estrictamente necesario.

Rincón de Lectura: “Divorciados (Kramer contra Kramer) – Avery Corman

Esta Navidad ignoro por qué pero la elección de libros (regalo como siempre de mi novio) ha sido de lo más acertada. Además me salieron tirados de precio ya que hice una búsqueda en Iberlibro y encontré varios interesantes de una misma librería (Alcana, que por cierto envía los artículos casi al día siguiente de la compra. Muy recomendable). De esta última tanda me he leído “La Profecía” y “Diario de una rebeldía” (ambos me han gustado mucho) y ahora le ha tocado el turno a esta novela de Avery Corman; “Divorciados (Kramer contra Kramer)” en el que se basó la genial película de Robert Benton con Dustin Hoffman, Meryl Streep y el pequeño Justin Henry (podría decirse que el precursor de Haley Joel-Osment ya que su actuación es casi surrealista de lo bien que lo hace).

Sabía de sobra que este libro me iba a gustar porque la película también lo hizo pero aún así Corman me ha sorprendido mucho por su sencillez, su agilidad y su manera de narrar. Tiene un estilo muy particular en el que casi esquematiza las acciones de los protagonistas y en cuanto a los diálogos, se permite prescindir casi por completo de las acotaciones. También inserta frases pensadas por el protagonista sin ningún tipo de información adicional (aunque están tan bien puestas que no hacen falta aclaraciones). En fín, una forma curiosa de escribir que me ha llamado la atención muy positivamente.

La trama de la novela es básicamente la de la película aunque en la primera, obviamente, nos enteramos mucho mejor de la relación que se crea entre Ted Kramer y su hijo Billy y también de las penurias que el pobre padre tiene que padecer después del abandono de su mujer. El autor la muestra como una mujer con un carácter débil y egoista que no duda en anteponer su bienestar al de su familia, incluso al final (en esto difiere ligeramente de la película). Un final que acaba de una forma brusca pero muy efectiva.

Conclusión: “Divorciados (Kramer contra Kramer)” es otra novela de esas que se lee sola como quien dice. Engancha desde la primera página y mantiene el interés contando cosas simples y cotidianas, el día a día de un padre y su hijo. Es realmente encomiable el trabajo de Corman ya que no debe ser fácil sostener una novela sin grandes giros argumentales (sólo la vuelta de Johanna en la parte final). En fín, una novela más que recomendable para todos los hijos de padres divorciados como es mi caso XD y todo aquel que quiera entretenerse con una historia bonita, cuidada y muy emotiva.

Rincón de Lectura: “Descansa en paz” – John Ajvide Lindqvist

La segunda novela de John Ajvide Lindqvist que ha llegado a España (tiene dos más y una colección de relatos. Quién lo pillara…) no debe dejar indiferente a nadie. En “Descansa en paz” el autor se cuestiona qué pasaría si un buen día los muertos revivieran (redivivos los llaman) y su único deseo fuera volver a casa. No pueden hablar y el alma que un día tuvieron parece haberse esfumado pero aún así queda algo de ellos oculto en sus cuerpos. Otro problema a tener en cuenta es el estado en el que se encuentran al despertar.

Es una propuesta original, una vuelta de tuerca a las historias de zombies ya que los redivivos poseen todas las características de estos, excepto la agresividad y el hambre por la carne (al menos en un principio). La novela de Lindqvist se centra más en los protagonistas y en lo que sienten respecto a la muerte y al duelo por un familiar muerto interrumpido tan misteriosamente.

Tenemos tres historias paralelas que confluyen en distintos puntos de la narración aunque no de una forma realmente significativa, como cabría esperar. Para empezar se nos presenta un hombre que acaba de perder a su mujer, un abuelo que hace poco más de un mes perdió a su nieto y una abuela y una nieta que viven con horror la vuelta del marido de la primera.

Irremediablemente, “Descansa en paz” recuerda a “Cementerio de animales” de Stephen King. Desde el tema del regreso a la vida en un estado diferente y lo que eso conlleva hasta el tono crudo y desgarrador que utiliza el autor. Estoy seguro que el impulso de escribir este libro tiene mucho que ver con sus vivencias, igual que Stephen King al escribir “Pet Sematary”, en el que se pregunta qué hubiera pasado si su hijo realmente hubiese sido atropellado por un camión (la escena de Gage corriendo hacia la carretera es autobiográfica).

La novela tiene momentos escalofríantes (cuando el niño comienza a mostrar signos de vida por ejemplo) y otros terroríficos (la aparición de la mujer detrás de la ambulancia que presencia Elvy o toda la escena del ahogado) pero realmente deberíamos hablar de terror psicológico. El autor consigue mantener la tensión a lo largo de todo el relato convirtiendo a la muerte en un personaje más con el que los protagonistas tienen que convivir y al que tienen que hacer frente. También en este aspecto me recordó a King, por esa forma que tiene de empatizar con el lector, casi haciéndole partícipe de lo que pasa.

Conclusión: “Descansa en paz” es una novela dura, muy oscura y sobrecogedora. También es terriblemente entretenida, con capítulos cortos y una redacción sin florituras. Lindqvist es un escritor con un estilo muy personal y un punto de vista único. Yo desde luego lo apunto desde ya en mi lista de autores a tener en cuenta en el futuro, eso mientras espero a que “Déjame entrar” salga en bolsillo, claro (que ya va siendo hora).

Rincón de Lectura: “La Profecía” – David Seltzer

Antes de las Navidades (qué lejos quedan ya en nuestra conciencia eh?) me puse a seleccionar una nueva tanda de libros con los que llenar (aún más) mi estantería y encontré en Iberlibro “La profecía” de David Seltzer a muy buen precio. En realidad andaba buscando “Tomates verdes fritos” pero ya se sabe lo que pasa con las búsquedas… Ah! Acabé comprándolo por supuesto.

El libro de Seltzer me ha encantado pero lo cierto es que su estilo best-selleriano y su redacción simple y telegráfica (casi de guión) hace que la novela no termine de calar en el lector, no deja la huella que debería y es una pena porque la historia y los giros argumentales son sensacionales. Eso sí, lo bueno de este estilo tan parco en descripciones y tan centrado en los actos es que no me ha durado ni una semana, lo he terminé sin apenas darme cuenta, algo que no deja de ser positivo, al fín y al cabo su finalidad es entretener…

Para los que hayan visto la película de Richard Donner me temo que hay muy pocas sorpresas ya que la adaptación cinematográfica es muy muy fiel al libro. Casi no se deja ningún detalle aunque hay varias partes que tienen más intensidad en el libro; Por ejemplo la del ataque de los perros en el cementerio o la lucha entre el protagonista y la siniestra niñera de Damien. El suicidio de la primera niñera es otro de los momentos más escalofriantes aunque más por la situación que por el texto.

Conclusión: “La Profecía” es una novela muy recomendable para pasar el rato. Muy del estilo “Durmiendo con su enemigo“, “Mujer blanca soltera busca…” o incluso “La semilla del diablo”. Una buena elección para “digerir” entre dos lecturas más pesadas o largas. Es una pena que David Seltzer no escribiera una segunda parte porque el final (las últimas lineas) son aún más sugerentes que en la genial película de Richard Donner.

Rincón de Lectura: “El mundo perdido” – Michael Crichton

Después del éxito que supuso Parque Jurásico en todo el mundo, era casi obligado que Michael Crichton acabara escribiendo una continuación. Lo que sorprende es que “El mundo perdido” mantiene el nivel y concluye todas y cada una de las tramas que habían quedado abiertas, de un modo u otro.

El protagonista de la novela, igual que en la película, es Malcolm que ha resucitado ante nuestros propios ojos asombrados ya que al final de Parque Jurásico se le da por muerto. Quizá Crichton se lo pensó mejor y decidió echar mano de este personaje, mucho más carismático que Alan Grant (aunque en la película se nota mucho más gracias al gran Jeff Goldblum).

La trama de “El mundo Perdido” se inicia con el descubrimiento de varios dinosaurios que han escapado de la llamada Zona-B, una isla cercana a Núblar (donde estaba el parque de Hammond) que hacía las veces de fábrica de animales. Lo que en principio comienza como una misión de rescate de Levine, el nuevo compañero de Malcolm (en vez de Sarah Harding como ocurre en la película), acaba convirtiéndose en una oportunidad para estudiar las causas de la extinción en la tierra (Con unas teorías de lo más interesantes) y también las costumbres y características de los dinosaurios que allí habitan.

En la novela de Crichton el grupo rival que llega a la isla con un nuevo plan de saqueo es mucho menos numeroso y está capitaneado por un viejo conocido, Dogson, aquel hombrecillo calvo que contrató a Nedry para sacar los embriones en un bote de espuma para afeitar. El personaje demuestra ser de lo más despiadado y al final obtendrá su merecido, acabando así con Ingen y toda posibilidad de lucrarse a costa de este apasionante ecosistema.

En “El mundo perdido” se nota la influencia que tuvo la película de Spielberg en Michael Crichton. Los dinosaurios se comportan mucho más acorde con ésta que con la primera novela (sobretodo el T-Rex y los velocirraptores) y también la acción y los diálogos tienen un aspecto mucho más cinematográfico, como si estuviera a medio camino entre el guión y la novela. Esto hace que el libro se lea prácticamente sólo, es tan entretenido que no creo que a nadie le dure más de unos pocos días.

Conclusión: Aunque Michael Crichton ha tenido algún que otro bajón novelístico (Con “Presa” o “Rescate en el tiempo”) siempre lo he contado entre mis autores favoritos y en el “El mundo Perdido” parece estar más en forma que nunca. Sabe hacia donde quiere ir, se siente cómodo con sus personajes y sobretodo sabe cómo contar sus teorías y toda la parnafernalia científica de una manera apasionante. Una secuela necesaria, interesante y entretenida que desde luego pienso volver a revisar dentro de algún tiempo.

Rincón de Lectura: “Duma Key” – Stephen King

En Duma Key Stephen King nos cuenta la historia de Edgar Freemantle, un empresario que decide mudarse a una pequeña isla después de sufrir un accidente laboral que le provoca la amputación de su brazo derecho. El sitio elegido es un caserón rosa al que él llama Big Pink y que parece tener una poderosa influencia sobre los artistas que alguna vez han vivido en él (Se cita por ejemplo a Dalí). Así, Edgar comienza a dibujar primero y a pintar después con una dedicación exagerada y un talento igualmente desproporcionado que nunca creyó poseer. La parte siniestra del asunto es que comprueba que a través de sus cuadros puede cambiar a voluntad su vida y la vida de los que lo rodean (llegando a matar y curar con este proceso).

La Señora Eastlake y Wireman juegan un papel muy importante en la trama; La primera es dueña de gran parte de Duma Key y el segundo cuida de ella y se convierte en un gran amigo para Edgar. Gracias a esta relación, el protagonista comienza a descubrir un tenebroso misterio en torno a la simpática señora, que sufrió la pérdida de sus dos hermanas gemelas cuando éstas eran sólo unas niñas.

Aunque el comienzo es bastante prometedor y la prosa es ágil y amena, como siempre pasa con King, poco a poco la trama del libro va perdiendo fuelle. El autor tiene varios ases en la manga pero tarda demasiado en ponerlos encima de la mesa y esto hace que todo parezca ralentizarse en extremo. Las páginas van pasando sin darnos pistas relevantes sobre ese gran misterio que encierra Duma Key. Sólamente somos testigos de cómo pinta Edgar y de cómo acabará haciendo una exposición multitudinaria. Sí, hay algunas escenas inquietantes pero poco más pasa en las primeras 300 páginas.

La relación que mantienen Wireman y Edgar está muy lograda así como la que mantiene el protagonista con su ex-mujer y sus hijas pero ni siquiera estos encuentros o conversaciones hacen que resurja el interés.

Conclusión: Esperaba bastante más de Duma Key ya que por ahora todos los libros de Stephen King me han parecido como mínimo entretenidos e interesantes. Éste me ha costado mucho terminarlo y el desenlace tampoco es que sea para tirar cohetes, no hay nada realmente sorprendente.

“La historia de Lisey” por ejemplo me gustó mucho más y aunque sigue un poco la línea de Duma (por su número de páginas y la forma en que está escrito), no llega a decaer tanto como éste, ni mucho menos. Yo seguiré siendo fiel a King (después de todo lo he sido desde que tenía 11 años) y espero con verdadera ansia que editen en bolsillo su última colección de relatos y ese enorme “La cúpula”  que tantos indicios tiene de ser una vuelta a sus comienzos (“Apocalípsis”, “It”, “El resplandor” etc. Es decir esos maravillosos tochos de tropecientas páginas a cada cual más espectacular).

Rincón de Lectura: Roald Dahl – “Las brujas”, “Mi año”, “Agu trot” y otros…

Roald Dahl es uno de mis escritores favoritos y el mejor cuentista que he leído nunca. Por eso por Navidad mi novio me regaló un pack de libros de su “etapa infantil” a muy buen precio. Como fan que soy me encanta toda su obra incluso este tipo de escritos, que esconden  un toque de humor negro entre la inocencia de un simple cuento para niños. Los he leído entre otras lecturas que tenía pendientes y aquí está mi opinión sobre una parte de ellos:

Las brujas: Es un cuento infantil que trata sobre un niño que descubre que entre las aparentemente inocentes y recatadas mujeres de más de cincuenta hay brujas de verdad infiltradas, que usan peluca, jamás se quitan los guantes y odian a los niños más que a nada en el mundo. Tanto es así que traman un malvado complot para aniquilarlos a todos y sin mancharse las manos… Sólo tienen que transformarlos en ratones y dejar que sus propias madres, abuelas o vecinas acaben con ellos asustadas vivas del animalejo repugnante que acaba de colarse en su casa. Genial.

Las brujas es un relato divertido y con un doble sentido casi misógino si queremos pensar mal. En él encontramos ese humor negro de Roald que tantísimo me gusta. Increíble el comienzo, llega a dar miedo el primer encuentro del protagonista con una bruja. Sería un capítulo magistral en cualquier serie de dibujos.

Mi año: Este es un libro muy especial ya que, aparte de estar descatalogadísimo es el último escrito de Roald Dahl. Lo escribió un año antes de morir y es una especie de apéndice de “Boy, relatos de la infancia”, su primera y genial autobiografía. “Mi año” es un libro dividido en 12 capítulos que equivalen a los 12 meses del año. En cada uno el autor nos cuenta datos curiosos sobre temas relacionados con la naturaleza (pájaros y datos de interés para cualquier fan del autor). Un regalo de despedida precioso y emotivo de un amante de la vida en el campo.

Agu trot: Tortuga al revés, no es catalán XD. Este es otro de esos cuentos muy originales que trata sobre un anciano enamorado de su vecina de abajo. Ésta tiene una tortuga que es su pasión y quiere que crezca. El protagonista, deseoso de conquistarla le dice que sabe un truco para hacer que crezca y es decirle unas palabras mágicas (inventadas por él) cada día.

En realidad lo que hace es comprar miles de tortugas del mismo color y de todos los tamaños y va cambiando la mascota de la buena mujer por una cada día un poco más grande para que no note el cambio. Al final la cosa funciona. Lo que han de hacer algunos para echar un polvo… XD.

Sigue leyendo