Crítica: “Ghost Rider: Espíritu de venganza”

Nicolas Cage es un apasionado de los comics. Tanto es así que cogió su apellido artístico (ya que es un Coppola) del personaje Luke Cage, su hijo se llama Kal-El (nombre kryptoniano de Superman) y ha intentado desde hace años interpretar a un villano o un super héroe en el cine. Era uno de los candidatos a ser el Duende verde en “Spiderman” y nada más y nada menos que Superman en el fallido proyecto de Tim Burton. En 2007 le llegó su momento al hacerse con el papel de Ghost Rider,  (tiene un tatuaje que tuvo que ocultar al rodar la película, curioso). La película no comenzó con buen pie pero acabó recaudando más de 200 millones en todo el mundo (gran parte pienso yo que fue gracias a la explosiva Eva Mendes…) y por lo tanto se planteó la posibilidad de una secuela ya que Nicolas Cage no pasa por su mejor momento económico y acepta absolutamente todo lo que le ofrezcan, aunque esté claro que el proyecto fracasará estrepitosamente (un ejemplo: “Tresspass”).

Para esta secuela que no pintaba nada bien desde el principio, contrataron a los directores de “Crank” y “Gamer” por lo que a priori las escenas de acción deberían ser bastante cañeras. A mí en esta ocasión no me gusta nada la forma que han tenido de rodar; la cámara al hombro y movimientos y planos muy extraños me han dado aún más sensación de serie B (de la mala, no la disfrutable). La última setpiece está bastante bien pero en general pienso que los 57 millones que ha costado podrían haber dado bastante más de sí.

El casting es otro motivo para rehuir de “Ghost rider 2”. Nicolas Cage intenta salvar la película sin conseguirlo, Idris Elba parece un vampiro de “Blade” con esas lentillas cuyo impactante color no tiene explicación en la historia, el papel de Christopher Lambert es simplemente ridículo y los villanos acaban pareciendo los de Power Rangers, con ese maquillaje terrible. La fotografía tampoco ayuda, por cierto. Menos mal que los efectos están bastante logrados…

Pero lo peor es el guión, lleno de frases estúpidas y con un argumento insustancial y poco interesante. El montaje también es otro punto en contra ya que tiene escenas totalmente prescindibles (la de la confesión en las cuevas, por ejemplo) que alargan la película hasta la agonía.

Conclusión: Poco me queda por decir de “Ghost rider: Espíritu de venganza”… Me ha parecido una basura en general. Decepcionante porque la primera al menos era entretenida. Me sorprende la acogida que está teniendo ya que ha superado los 80 millones contando con la recaudación internacional. Vamos, que no puede considerarse un fracaso en taquilla. Incomprensible a todas luces pero ahí está… Nicolas Cage ha sido siempre uno de mis actores favoritos pero entiendo que se haya convertido en poco menos que el hazmerreír de Hollywood con tantas películas tan malas. Como apuntaba mi novio, parece increíble que sea el mismo que ganó un Oscar en el 95 y llegó a cobrar 20 millones por película…

Nota: 2

Las 10 mejores películas de brujas y magos

Mi nuevo blog: Otra noche en vela. Os espero!

10 – La bruja novata. La estricta y severa Eglantine Price (Angela Lansbury) es una bruja aficionada que tiene que hacerse cargo, muy a su pesar, de 3 niños que han sido evacuados al pequeño pueblo costero donde ella vive. Juntos deberán luchar contra el invasor alemán, empleando para ello todos los trucos de Eglantine. Una película del estilo “Mary Poppins” que mezcla imagen real con animación. Cuenta también con una estupenda banda sonora. En general ha envejecido bastante mejor que el clásico de Julie Andrews, pese a que no tuvo tanta repercusión.

09- El retorno de las brujas. Otra de Disney en imagen real que me encantaba cuando era pequeño y que aún no ha perdido del todo su encanto. Podemos ver a Thora Birch super graciosa con once años (y más talento que el resto del reparto junto), a Bette Midler en su salsa (aún sigue diciendo que, de todas las películas que ha hecho ésta es su favorita) y a una Sarah Jessica Parker jovencísima. También hacen un cameo Garry y Penny Marshall, por cierto. Como curiosidad contaros que la canción “Almost unreal” de Roxette (mi preferida, he de añadir) iba a ser para esta película pero finalmente se rechazó y formó parte de la banda sonora de “Super Mario Bros. Lo de “I love when you do the hocus pocus to me” siempre me recordaba a esta película (porque se llama “Hocus Pocus” en versión original) y ahora compruebo que no era cosa mía xD.

08- Merlin el encantador. Otro clasicazo de Disney, esta vez en animación tradicional. Me parece magistral cómo está contada la historia de el Rey Arturo desde el punto de vista de Merlín. Las clases que le da al joven y futuro rey, en las que se van convirtiendo en distintos animales, son super divertidas, el buho Arquímedes es uno de los mejores secundarios que ha creado Disney y el duelo final con la bruja Madam Mim es espectacular. En resumen, una de mis preferidas que estoy deseando poder ver en Blu ray.

07 – El aprendiz de brujo. Balthazar Blake (Nicolas Cage), un prestigioso hechicero del Manhattan de nuestros días, intenta defender la ciudad de su archi-enemigo Maxim Horvath (Alfred Molina). Como Balthazar no puede hacerlo sólo, recluta -a su pesar- a Dave Stutler (Jay Baruchel), un chico aparentemente normal que oculta grandes poderes, para que sea su ayudante. Previamente le da un curso de magia antigua. Juntos deberán vencer a las fuerzas de la oscuridad. Dave tendrá que echar mano de todo su valor para sobrevivir al entrenamiento, salvar la ciudad y conseguir a la chica mientras se convierte en “El aprendiz de brujo”… Remake libre del cortometraje homónimo incluido en el clásico de Disney “Fantasía”, en el cual Mickey no hacía caso de las órdenes de su maestro de magia y daba vida a unas escobas para que hicieran el trabajo por él. Una película super entretenida, con unos efectos inmejorables y rodada enteramente en Nueva York (la ciudad más alucinante del mundo). Una pena que fuera un fracaso. No se lo merecía en absoluto pero el prestigio de Nicolas Cage parece ya cosa del pasado…

06 – Las brujas de Eastwick. En la pequeña y tranquila población de Eastwick, Nueva Inglaterra, viven Jane (Sarandon), Sukie (Pfeiffer) y Alexandra (Cher), tres modernas y aburridas mujeres. Hartas de esperar al hombre capaz de satisfacerlas, una noche de lluvia se reúnen, e inocentemente, invocan al hombre perfecto. Pronto las tres mujeres descubren sus extraordinarios poderes cuando llega a la ciudad el misterioso Daryl Van Horne (Nicholson), un personaje tan diabólico como seductor. Genial de principio a fin y con un cuarteto protagonista irrepetible. Mejor que la novela en la que está basada, por cierto.

Sigue leyendo