Photoshoots: Jason Statham

Anuncios

Crítica: The Mechanic

Del director de nada menos que “Con air”, “Tomb raider” y “Cuando llama un extraño” nos llega esta nueva cinta de acción protagonizada por el gran Jason Statham. “The Mechanic” es un remake de la setentera “Fríamente… sin motivos personales” (casi tan buen título como el de “Soñando, soñando… trinfé patinando XD) con Charles Bronson al frente.

La película nos cuenta la vida de Arthur, un asesino a sueldo que poco después de tener que cargarse a su mentor por órdenes de sus superiores, decide entrenar al hijo de éste, un joven problemático que no sabe muy bien lo que hacer con su vida. Y lo hace sabiendo que antes o después sus propias enseñanzas se volverán contra él, cuando su discípulo descubra la verdad sobre la muerte de su padre.

“The mechanic” tiene varios puntos a su favor pero el principal es Jason Statham. Siempre he tenido claro que no hay ningún actor que ruede las escenas de acción física tan bien como él. Me encanta la energía que pone y cómo hace cada golpe creíble. Se agradece mucho. Además es un buen protagonista, tiene carisma de sobra para serlo, algo que no puede decir cualquiera. No me extraña que Bruce Willis diga que si hay alguien capaz de tomarle el relevo en el cine de acción, ese es Jason Statham.

El director es otro punto a favor ya que, aunque la película tarda casi una hora en despegar de verdad, mantiene el interés sin problema, tomándose su tiempo en presentar a los personajes y en mostrarnos el aprendizaje de Steve McKenna (Ben Foster). Las setpieces que hay están muy bien rodadas y son originales. A destacar el momento mano-trituradora (muy divertido) y el momento caída por la fachada del edificio (en realidad toda esa escena por los áticos es bastante impresionante).

Ben Foster está muy bien (con cara de viejo pero bien) en su papel, al igual que Tony Goldwyn (imposible no recordar “Ghost” nada más verlo en pantalla, aunque ya se le noten los añitos). Personajes tipo vistos mil veces en mil películas pero que ayudan a que el engranaje de la película marche adecuadamente.

El guión cumple de sobra con su función de entretener de principio a fín y tiene además un par de cosillas que me han gustado: Que no haya una relación amorosa importante (que en muchas películas parece que tiene que haber una sí o sí) y también que trata algunos temas con bastante naturalidad para ser una película de “tíos” XD. Ahí lo dejo.

Conclusión: “The Mechanic” no me ha defraudado. Es interesante, ocurrente a veces y no tan típica como puede parecer viendo los trailers. No será la película del año pero tampoco intenta serlo. Una muy buena opción que lamentablemente ha pasado más desapercibida de lo que se merece.

Crítica: Los Mercenarios

Stallone (Sly para los amigos) podrá no ser el mejor actor del mundo pero está claro que tiene las cosas muy claras y lo que es mejor, tiene muy claro lo que el público espera de él. Por eso después de dirigir las dos últimas entregas de sus sagas más conocidas (Rocky y Rambo, fantásticas las dos cada una en su terreno) se propuso revivir el cine de acción de los ochenta. Y qué mejor forma de hacerlo, pensó, que reunir a los actores que ayudaron a sentar las bases del género a golpe de metralleta.

Es por eso que el principal atractivo de “The expendables” era a priori ver reunidos a tantos actores míticos del cine de acción. No obstante al final me queda la sensación de que, en este sentido, se queda a la mitad ya que sí, tenemos a Stallone, Jet Li, Jason Statham, Dolph Lundgren, Mickey Rourke o Eric Roberts (que compite actualmente con su “querida” hermana Julia en taquilla) pero echamos de menos a otros muchos grandes como Jean Claude, Wesley Snipes, Steven Seagal e incluso un papel más extenso para Bruce Willis y Schwarzenegger (Su escena con Stallone es inmejorable e irrepetible pero nos deja con ganas de más).

La película de Sly tiene varios puntos fuertes. el primero es la violencia que destila cada una de las escenas de acción, donde podemos ser testigos de auténticas matanzas con cercenamientos, tiros y explosiones espectaculares. Técnicamente son demasiado confusas pero se agradece ese Restricted que permite mostrar lo que se tiene que ver en este tipo de películas (no es que seamos unos sádicos, no XD). Además el guión, pese a ser bastante flojo, está repleto de frases lapidarias y gags de esos que tanto éxito tenían en los ochenta (“¿Quien te envía?”  -Tú peluquero!).

No hablaré mucho sobre la trama de “Los Mercenarios” ya que es una simple excusa para poder abusar de las escenas de acción pura y dura, algo que me parece genial porque es lo que todo el mundo espera de una película así. Para qué andarse con tonterías…

Me sorprendió que el verdadero protagonista de la cinta sea Jason Statham (el cual parece mucho más joven y atractivo entre tanto vejete estirado quirúrjicamente). Stallone y Jet Li también aportan sus propias tramas pero es el transportista el que se encarga de abrir y cerrar la película. A mi desde luego me parece el mejor actor en las escenas físicas (sus puñetazos y patadas son bestiales) y uno de los más creíbles del reparto en cuanto a actuación. Y es que Sly, muy inteligentemente se guardó ese as en la manga, un protagonista más joven para atraer también a un público algo más actual.

*Spoiler* Algo que no me terminó de convencer es ese giro final en el que se recicla el personaje de Dolph Lundgren. No me parece creíble después de traicionarlos a todos y estar a punto de cargarse al pobre Jet-Li  pero bueno, quizá en la secuela nos tengan preparada alguna sorpresa. *Fin de Spoiler*

Conclusión: “The expendables” es una película que ofrece lo que prometía: Mucha acción, mucha violencia y mucho humor. Se pasa volando pese a tener algunos lastres (el personaje de Mickey Rourke por ejemplo) y aunque no consigue recrear del todo ese espíritu ochentero por la forma de rodar, se valora el esfuerzo. En resumen, un blockbuster con todas las letras, especialmente pensado para aquellos melancólicos que flipaban con el cine de acción de hace ya dos décadas (Uf!!).

Crítica: Transporter 3

4452

Ayer fue tarde de cine (como cada semana) y la elegida fue Transporter 3. Una película que teníamos ganas de ver. Todo el que haya ido más de una vez a ver este tipo de películas sabe lo que debe esperar y lo que no debe exigir. Es por eso que a mi Transporter 3 me gustó mucho.

Jason Statham está en uno de sus mejores momentos. Puedo decir después de haber visto ya bastantes películas suyas que ahora mismo es mi actor de acción favorito. Me encanta la tremenda fuerza que pone en las escenas de lucha. Es realmente bueno. Ésta vez y quizá un poco influenciados por Crank y su brutal desinhibición, han utilizado varias escenas como quien no quiere la cosa para el lucimiento del cuerpo de Statham que, todo sea dicho, está mejor que nunca.

Había leído en algunas críticas que la acción en sí estaba rodada fatal, que mareaba, que no dejaba al espectador enterarse de nada, que los planos eran demasiado rápidos… Nada más alejado de la realidad. Si bien Olivier Megaton queda lejos de la espectacularidad de Leterrier, su forma de rodar es muy efectiva y desprende fuerza y dinamismo. Además cuenta con unas coreografías bastante originales.

Como en toda película de acción que se precie hay un Mcguffin, una misión que cumplir y por supuesto una chica guapa que acompaña al protagonista. La elegida esta vez es la rusa Natalya Rudakova. Apuesto a que la mayoría la odiará al terminar la película y es que su papel es el de una chica alocada y pija que parece no saber lo que quiere, es decir totalmente contrario al de Frank Martin, siempre serio y seguro de sí mismo. Creo que por una vez, el personaje femenino está muy bien definido y resulta bastante creíble dentro de lo que cabe. Al menos no es la típica rubia sosa que se deja llevar de un lado a otro siempre con la misma cara.

Respecto al villano, en esta tercera parte le toca a Robert Knepper visto en la horriblemente alargada Prison Break. Con esa cara de malo que tiene no le hace falta mucho más. Me gustó mucho la resolución siendo consecuente siempre con que él sólo es el cerebro de todo el asunto, no un luchador.

Conclusión: Transporter 3 es una película hecha para pasar un buen rato a secas. Entretiene sin hacerse pesada, tiene buenas escenas de acción, una trama floja como requiere el género y un protagonista con mucha fuerza y mucho carisma. Se mantiene de sobra a  la altura de la trilogía, lo que ya es bastante.

Transporter 3

transporter3_061

transporter3_112

transporter3_32-22

Tengo muchas ganas de ver como termina esta trilogía. Jason Statham nunca ha sido un actor con grandes guiones detrás pero en las escenas de lucha y acción es realmente convincente. La película está dirigida esta vez por Olivier Megaton (No, no es un transformer :P). Espero que se mantenga al nivel visual de Louis Leterrier que hizo una muy curiosa segunda parte. Ya veremos que tal el resultado final.