Crítica: “Dime con cuántos”

Mark Mylod, un director principalmente televisivo que ha dirigido capítulos de “El séquito”, “United States of Tara”, “Shameless” o el piloto de la más reciente y aclamada “Once upon a time”, nos trae esta comedia protagonizada por Anna Faris y Chris Evans en la que una peculiar soltera rebusca entre sus ex al amor de su vida ya que está convencida de que después de la vigésima relación/rollo de una noche será imposible encontrar el amor verdadero y ella ya ha cumplido el cupo.

La trama no aporta nada nuevo al género pero tampoco lo necesita. Tiene  un estilo que bebe directamente de comedias como “La boda de mi mejor amiga”, es decir, como las de siempre pero más gamberras, con algunos gags subidos de tono que van más acordes con el tipo de humor actual.

Lo extraño es que “Dime con cuantos” tiene un montón de chistes que funcionan muy bien, en gran parte gracias a Anna Faris (la mini Amy Poehler) que parece haber nacido para hacer comedia. Chris Evans por su parte lo único que hace es despelotarse durante toda la película. Con semejante cuerpo no habrá queja alguna por estos lares pero sí que se nota un pequeño vacío en la pareja protagonista, ya que la que hace que funcionen los gags es Anna Faris casi siempre.

Los secundarios y cameos son un punto a favor. Ahí tenemos a Chris Pratt, marido en la vida real de Faris y adorable como de costumbre en un papel muy divertido. También veremos a Martin Freeman dando rienda suelta a su acento (en versión original, claro), a Zachary Quinto (mucho más interesante desde que salió del armario) e incluso un cameo de Aziz Ansari en forma de mensaje en el contestador (Parks and recreation forever!!).

Conclusión: Lo cierto es que vimos esta película con muy pocas expectativas y acabó sorprendiéndonos muy gratamente. Es muy típica sí, pero también consiguió hacernos reir casi casi en cada escena. “Dime con cuantos” no es la comedia del año pero desde luego no se merecía tal vapuleo en la taquilla americana. Estoy seguro de que el horripilante poster y los trailers han alejado a más de uno y más de dos. Y después bazofias como “Ahora los padres son ellos” recaudan más de 300 millones. Sin comentarios…

Nota: 7,6

Crítica: “Capitán América: El primer vengador”

El Capitán America es, curiosamente, el último en presentarse ante nosotros antes de la reunión de “Los Vengadores”. Ya conocemos a Hulk, Iron man (y a la petarda de la viuda negra), a Thor e incluso a Nick Fury que ha entrado y salido de las últimas películas de Marvel dirigiendo el cotarro del nuevo y potente grupo que veremos en acción el verano que viene.

Lo primero que llama la atención es el comienzo en el que un grupo de  científicos (es de suponer que lo son) encuentran el escudo del Capitán bajo varias capas de hielo antártico. A partir de aquí retrocedemos en el tiempo y comenzamos con la historia de Steve Rogers, un enclenque muchacho que quiere alistarse en el ejercito para combatir contra los nazis y que gracias a un experimento (y a un buen escudo) se convertirá en el soldado perfecto.

Los efectos especiales en “Capitán America” están muy logrados en su mayor parte, a destacar la forma en que Chris Evans pone la cara al cuerpo del muchachillo esmirriado (Esta parte de la historia es lo mejor de la película). La fotografía trata de parecer antigua ya que estamos en la 2ª Guerra Mundial pero no tiene apenas color y me ha resultado demasiado sosa sin motivo (una cosa no tiene que ver con la otra, digo yo).

El guión en general está bien, ya que la película se pasa bastante rápido y no hay grandes altibajos pero la historia en sí no tiene apenas emoción (lo que más el principio al que me refería antes). Y es que Capitán America es un super héroe más, poco se diferencia de Thor, Iron man o Green Lantern salvo la época en la que se encuentra.

Entre el reparto tenemos muchas caras conocidas (cómo no) pero aquí sí que no destaca nadie en exceso. Ni Hugo Weaving, ni Tommy Lee Jones, ni siquiera Stanley Tucci. Y Chris Evans me ha parecido demasiado tenso, como si la carga que sostenía con esta película fuera demasiado para él. En otras películas desde luego gesticula mucho más y se mueve mejor…

Me ha hecho gracia la aparición de Howard Stark, el padre de Tony Stark (Iron man) en un papel bastante más largo de lo que parecía en un principio. Una pena que los cameos de Lobezo y Magneto (como soldado y prisionero de guerra respectivamente) no pudieran llevarse a cabo por problemas con los derechos.

Conclusión: “Capitán America: El primer vengador” es una película muy entretenida, eso es imposible negarlo, pero que a mí al menos me ha dejado como estaba. Me parece una presentación un tanto obligada y sin demasiado interés. Además, por como va a empezar “Los Vengadores” (en la época actual) da la sensación de que nada de lo que pase en esta película importa lo más mínimo. Aún así los fans de los comics seguro que la disfrutarán a tope y para los demás… lo cierto es que hay mejores opciones como “El origen del planeta de los simios”. Tenía que decirlo.

Nota: 5,7