Crítica: “Resacón 2” (Ahora en Tailandia)

Hace dos años, una comedia clasificada “R” y protagonizada por un emergente Bradley Cooper amasó una pequeña fortuna (467 millones a nivel mundial) convirtiéndose en la comedia “R” más taquillera de la historia y una Sleeper en toda regla. Ahora, el reparto de la primera parte ha vuelto demostrando que la gente quería ver más sobre este grupo que, cuando sale, pierde totalmente el control (por decir algo suave). “Resacón 2” lleva 527 millones a sus espaldas por lo que tendremos una trilogía, por supuesto.

En esta ocasión la trama nos lleva a Tailandia ya que Ed Helms planea casarse allí con su prometida y, como no, acaba invitando a sus colegas, que no se conforman con una despedida de soltero/Brunch así que lo que empieza como una tranquila noche en la playa, acaba peor que la última vez en las Vegas.

“Resacón 2” tiene algo muy bueno y es que si te gustó la primera parte, te gustará esta. Lo malo es ir al cine esperando algo nuevo, porque no lo vas a encontrar. Esta segunda parte sigue punto por punto el esquema de la primera pero llevado un poco más al límite, eso sí. Algo que no tiene porque ser positivo ya que la linea entre la comedia y el thriller de acción cada vez está más difuminada y lo que vamos a ver es una comedia y punto. Dicho lo cual cabe destacar que hay alguna setpiece sorprendentemente bien rodada.

Los chistes son muchos y muy variados, sobretodo por parte de Alan (Zach Galifianakis) que aporta los más “inocentes” gracias a su personalidad infantil. De los más escatológicos (y algo prescindibles) se encarga Stu (Ed Helms) mientras que Phil (Bradley Cooper) tan sólo pone la cara bonita (en un cuerpo no tan fibrado como antes, por cierto). Hay algún cameo/guiño a la primera parte y uno que al final no pudo ser, el de Liam Neeson que iba a hacer Mel Gibson pero que al final no fue porque el reparto dijo que ni hablar del peluche-castor XD. Espero que venga como extra en la edición Blu ray.

En general la película se pasa bastante rápido, contando con que sólo dura hora y media (no hace falta más, la verdad) y no está mal pero tampoco intenta sorprender ni superar lo que ya habíamos visto. Cambiamos las Vegas por Tailandia, un bebé por un mono, un diente por un tatuaje o un Justin Bartha por un hermano menor tailandés y ya tenemos esta segunda parte. Así tal cual. No hay más. Incluso se repite el momento “vamos a ver las fotos de lo que pasó anoche” de los títulos de crédito (idea que en la primera me pareció realmente genial, por cierto).

Conclusión: Como he dicho antes, quien busque pasar un rato divertido podrá apreciar este segundo “Resacón”. Los demás ya sabrán lo que hay por los trailers que han ido saliendo y buscarán otras alternativas más alentadoras. Yo personalmente no me arrepiento de haber pagado por ella (peores películas hemos visto, mucho peores) y me muero de curiosidad por ver si tendrán la cara dura de volver a hacer lo mismo una tercera vez.

Nota: 5,8

Anuncios

Crítica: El equipo A

 

En plena sequía de ideas originales y en plena fiebre de secuelas, reboots y adaptaciones, a nadie le sorprende que el equipo A inicie (y seguramente termine dados los resultados de taquilla) una franquicia cinematográfica. Joe Carnahan es el responsable de dirigir este Blockbuster que da lo que prometía: entretenimiento puro y duro sin mayores pretensiones.

Uno de los puntos fuertes es el montaje que cuenta con una genial introducción de los personajes. Una escena larguísima mientras van pasando los títulos de crédito que acaba cuando los cuatro integrantes del equipo A se conocen, se alían y tras una misión bastante complicada son acusados “de un crimen que no cometieron”. Comenzar con una setpiece tan fuerte se agradece y ayuda a meternos en situación esperando inconscientemente más escenas como esa. Y lo bueno es que hay varias.

Siguiendo con las escenas de acción hay que decir que Carnahan no es el mejor director que he visto en estos terrenos tan comprometedores. Los efectos especiales están a la altura pero a la hora de filmar escenas de lucha cuerpo a cuerpo no nos enteramos de nada. Su estilo es parecido al de Paul Greengrass con las dos últimas entregas de Bourne, mucha cámara al hombro y movimientos rápidos que lamentablemente desvirtúan el resultado. De todas formas es un mal menor que tampoco influye demasiado.

Algo que sí que me pareció genial fue la forma de unir las explicaciones que da Hannibal con el resultado final de sus elaborados planes, ya que mientras que lo va exponiendo podemos ir viendo la misión en sí, lo que hace que la película cobre un ritmo frenético.

Los personajes están en general bastante metidos en su papel, algo lógico teniendo un referente de cinco temporadas. Liam Neeson, como siempre, con esa presencia tan arrolladora que tiene pese al pelo gris que no le favorece en absoluto. Sharlto Copley, que nos dejó a todos alucinados en Distrito 9, es quizá el mejor de los cuatro con esos chistes y esa locura que tan bien le sienta al personaje. Fénix es uno de los más planos aunque me hace gracia ese talante chulesco que le infunde Bradley Cooper. Desde luego se le da muy bien el rollito “Esta no es una película en 3D, son mis pectorales que parecen sobresalir de la pantalla…”. Encantado con su cuerpo se haya (y Renée Zellwegger más, supongo) aunque a mí me parece mucho más atractivo Patrick Wilson haciendo de malo de la película. Y por último tenemos a una guapisisisima Jessica Biel interpretando a una mujer fuerte y decidida capaz de lidiar con todo tipo de situaciones y que tiene la confianza suficiente para conseguir que los hombres vayan hacia ella y no al contrario. Un papel que le encanta y que le sienta estupendamente.

Conclusión: El equipo A es un Blockbuster veraniego perfecto para pasar el rato sin más. Tiene acción casi en cada escena, explosiones, setpieces tan locas que son irremediablemente divertidas (¿a quién se le ocurriría eso de mantener en el aire un tanque con tres paracaídas?) y un reparto que da la talla con creces. Es una película de acción al uso, tanto es así que si cambiásemos el aspecto de los personajes podríamos hablar sin problema de una nueva Misión: Imposible, Jungla de cristal, etc…

En mi opinión no se merecía un resultado tan pobre en taquilla (ya que es mucho mejor que películas recientes como “Noche y día” por ejemplo) y me quedo con ganas de una nueva entrega en la que podrían pulir pequeños fallos y seguramente desvariar aún más en las escenas de acción. El tiempo dirá qué pasa con esta franquicia pero de momento os animo a disfrutarla como lo que es, un Blockbuster en toda regla.

Crítica: Resacón en las Vegas

The_Hangover

Aunque no lo teníamos planeado acabamos viendo “The Hangover” (Resacón en las vegas), el sleeper del año que costando sólo 35 millones de dólares ha recaudado la friolera de 270 en EEUU y suma un total de 419 con la recaudación internacional. Para caerse muerto. Los de Warner aún no se lo creen.

“The hangover” cuenta las andanzas de un grupo de amigos que montan la despedida de soltero de uno de ellos en las Vegas. Después de pasar la primera noche de juerga, despiertan y descubren que el futuro novio ha desaparecido, que no recuerdan nada de lo que pasó y que hay un tigre en su baño (entre otras cosas). A partir de ahí comienzan a investigar las pocas pistas que tienen con el fín de encontrar al cuarto integrante del grupo.

Como cabe esperar la búsqueda les lleva de un sitio a otro y cada descubrimiento es más extraño y sorprendente que el anterior. La película consigue mantener su propio ritmo y explota los gags humorísticos en base a lo que va pasando y no al revés, que es en lo que fallan la mayoría de las comedias actuales.

Los tres protagonistas se complementan y consiguen que ninguno destaque más que los demás, muy a pesar de Bradley Cooper que parece que empieza a creerse Mister Mundo.

Entre los secundarios cabe destacar a Heather Graham y Ken Jeong. A la primera (mucho más guapa y mucho más operada que de costumbre), la he dejado de odiar por el momento después de ese final tan tierno con Ed Helms. El segundo tiene varios momentazos que seguro seguirán explotando en la segunda parte.

Me pareció genial cuando enseñan las fotos de lo que realmente pasó en los títulos de crédito. Es una forma magnífica de cerrar una buena comedia, prescindiendo de tomas falsas falsas (que suelen ser patéticas) o escenas de “que pasó después” que acaban haciendo que odies todo lo anterior.

Conclusión: Como comedia es un soplo de aire fresco, una de las mejores que visto en los últimos tiempos. Es ocurrente y (muy a mi pesar en un principio, lo reconozco) muy muy divertida. Ahora comprendo un poco mejor los extraordinarios resultados que ha tenido en taquilla.

Crítica: Expediente 39

case_39

En ocasiones vas al cine convencido de que una película va a ser mala y acaba sorprendiéndote gratamente. Es raro pero pasa. Y lo que pasa menos aún es que te lleves dos sorpresas. Eso nos pasó ayer.

Comenzamos viendo Expediente 39, la historia de una trabajadora de servicios sociales que se involucra en lo que ella cree que es un caso de maltrato infantil. Después de conseguir que los padres sean encerrados, adopta provisionalmente a la criaturita que parece haberse encariñado con ella. Pronto descubre que las cosas no son siempre lo que parecen y que la pequeña Lillith es mucho más de lo que aparenta ser.

Jodelle Ferland. Aprendeos este nombre porque va a dar mucho que hablar proximamente. Y es que en la última película de Renée Zellweger lo mejor, sin duda, es la joven actriz que interpreta a Lillith Sullivan. Mirando en Imdb descubro que aparecía también en la insufrible “Silent Hill” (ahora la recuerdo sin boca en el poster) y en “The messengers”. Desde luego es perfecta para películas de terror como confirma su filmografía. Va a aparecer en “Twilight saga: Eclipse”, un éxito asegurado y un pequeño salto para todo el que aparezca en ella.

Volviendo a la película, en sí es muy típica, para qué vamos a engañarnos. De hecho “la sorpresa” se prevee casi desde el principio pero “Expediente 39” tiene algo bueno, sabe mantener el interés en el espectador. Tanto el montaje como el guión son coherentes con lo que va pasando y por ello no hay bajones en toda la película. Los personajes se perfilan lo justo y necesario, cosa que es de agradecer en ciertas ocasiones. Aparte he de añadir que me encantó cómo acaba todo. Estoy harto de giros finales inesperados en el cine de terror (“Arrástrame al infierno” sería el caso más reciente…)

Entre lo negativo de la cinta cabe destacar el score (muy malo) y quizá que abusa de los sustos facilones (un perro que aparece de improviso, un golpe a todo volumen, etc…) pero sobresaltan y sirven para mantener la tensión. También hay un par de escenas de terror muy buenas (La persecución bajo la lluvia y algunos momentos en los que la protagonista intenta alejarse de Lillith). Se notan claras referencias a “The ring” y el final recuerda irremediablemente a esa obra maestra de Bob Zemeckis llamada “Lo que la verdad esconde”.

Aparece como co-protagonista Bradley Cooper, el actor de moda con el que la actriz inició una relación en el rodaje de esta película. La escena en la que entrevista a la pequeña Lillith es memorable (gracias a ella).

Conclusión: No sé si será por mis bajas expectativas pero “Expediente 39” me gustó bastante. Es previsible pero interesante, divertida e inquietante. Una buena opción para los que buscan simple y llano entretenimiento.