Crítica: “Battleship”

Peter Berg se atreve a emular a Michael Bay y su trilogía “Transformers” en esta curiosa y palomitera adaptación cinematográfica del famoso juego “Hundir la flota”. Sí, ese en el que de niños decíamos Agua-tocado-hundido como si nos fuera la vida en ello y al que jugábamos incluso con un trozo de papel. Como en todo blockbuster que se precie, los estudios se han asegurado las cartas más importantes para ganar en taquilla, a saber: Efectos especiales a la altura, aliens con navecitas y un reparto de lo más interesante.

Cuando comenzaron a salir datos sobre este estreno, todos nos preguntábamos qué argumento se podía sacar de un juego tan simple y los trailers desde luego no despejaban esta incógnita pero viendo la película sí que se pueden apreciar bastantes guiños al juego, algunos muy ingeniosos, la verdad. Tienen su gracia. La trama de todos modos no es para calentarse mucho la cabeza: Unos aliens intentan conquistar nuestro planeta y lo primero que se encuentran es una flota de barcos de la armada dispuestos a plantarles cara. A partir de ahí no es difícil imaginarse lo que viene después…

El reparto está encabezado por Taylor Kitsch, que vuelve a demostrar que un papel protagonista de estas características es demasiado para él. El chico no nos cae mal pero con su rol de gracioso no le llega ni a la suela al que interpretaba Shia LaBeouf en “Transformers”. Los otros dos papeles masculinos, los de Liam Neeson y Alexander Skarsgard son méramente anecdóticos aunque en la promoción que han hecho obvian este “pequeño” detalle. Una pena, porque el sensual Eric Northman de “True Blood” sí que puede tirar el sólo de este tipo de películas sin el más mínimo esfuerzo. Y las dos chicas de la película, Brooklyn Decker y Rihanna están sorprendentemente bien en sus respectivos papeles. La primera no aporta mucho pero al menos le han dado frases coherentes y no va luciendo cuerpazo gratuitamente (aunque lo tiene) y la segunda, pese a ser su primera experiencia cinematográfica no lo hace mal (aunque parece algo tensa a veces) y tiene su punto como tipa dura rollo Michelle Rodriguez.

Peter Berg como director demuestra una vez más su saber hacer y la experiencia que ha adquirido con películas como “El tesoro del amazonas”, “Hancock” o la genial “La sombra del reino”. Las escenas de acción son espectaculares y los efectos especiales a la altura con una excepción: La cara de los aliens, algo en lo que se podrían haber esforzado un poco más porque están peor hechos que los de “Soy Leyenda” que ya es decir. Por suerte están el 90% del tiempo con la máscara y el traje rollo “Halo” puestos así que no hay mayor problema.

Conclusión: “Battleship” (o Waterformers como la llama mi novio) es el primer blockbuster que nos llega este verano, un mes antes que en USA, lo cual es raro. Quizá sea porque planean convertirla en 3D allí. Desde luego hay varios planos pensados precisamente para este formato. Sea como sea es una película super entretenida, con unas escenas geniales y un montaje super acertado que va in crescendo desde la primera media hora de presentación y casi no para hasta el final. No será la mejor del verano, ni siquiera estará entre las diez mejores (con un poco de suerte) pero desde luego ha marcado un buen comienzo.

Nota: Después de los títulos de crédito hay sorpresa; Una escena (bastante larga además) que termina de rematar la película y da pie a una segunda parte (faltaría más). Así que si quereis saber cómo acaba todo realmente ya sabeis…

Nota: 6,2

Anuncios

Home Cinema: “The Innkeepers” y “Perros de paja (2011)”

Nueva entrega de Home Cinema, la sección donde os comento otro par de películas desconocidas, infravaloradas o simplemente ignoradas que he visto recientemente:  

The Innkeepers. Detrás de este fantástico y ochentero poster se esconde una de las mejores películas de terror que he visto últimamente. Ti West dirige esta historia clásica de fantasmas que protagonizan Sarah Paxton y Pat Healy. En ella dos recepcionistas de un hotelucho de pueblo que está a punto de cerrar se aburren como ostras y comienzan a preguntarse qué pasaría si la mujer que murió en ese mismo lugar en extrañas circunstancias se les apareciera como muchos lugareños aseguran. Los dos comienzan a grabar psicofonías y pronto descubren que si buscas algo el tiempo suficiente, al final acabas por encontrarlo.

“The Innkeepers” tiene un cierto parecido con “La mujer de negro”, en el sentido de que es una historia de fantasmas muy clásica (aunque la primera está ambientada en la actualidad) y se toma su tiempo en presentar los personajes y la situación. Es más, se recrea en ello ya que tiene una finalidad, hacer que la tensión vaya in crescendo desde el primer minuto hasta el final. Y vaya si lo consigue. Tiene además varios momentos aterradores. Pero aterradores de verdad. De estos que recuerdas largo tiempo y hacen que sólo por eso la película merezca la pena. Me ha gustado mucho la idea de dividir la trama en tres capítulos, como si estuviéramos leyendo una novela o un relato. De hecho tiene un regustillo a Stephen King muy claro, tanto en el planteamiento como en el final. También al incluir un pequeño detalle que pasa desapercibido pero que luego resulta ser clave y te hace pensar que hubiera pasado si…

En fín, que a mi la película me ha sorprendido mucho para bien y os la recomiendo. ¿Que si cambiaría algo en ella? Por supuesto que sí. No es redonda ni mucho menos pero atrapa de mala manera y el manejo que hace de la tensión es brillante. Vamos, que he visto en cine películas de terror mucho peores y que han tenido mucho más éxito. Por cierto ni siquiera se ha estrenado en EEUU aún. Según IMDb se estrena el 8 de Junio. No tengo ni idea de porqué ha tardado tanto y mucho me temo que será un estreno limitado a unos pocos cines.

Perros de paja (2011). Este remake llega 30 años después del estreno de la película original de Sam Peckinpah y, o ha pasado completamente desapercibido o ha sido injustamente repudiado por los pocos gafapastas que le han echado un ojo a la cinta. En mi opinión esta nueva versión está muy bien. Es super entretenida, tanto que las dos horas de metraje se pasan volando y consigue transmitir esa angustia que experimentan los protagonistas progresivamente, cuando se dan cuenta de que están rodeados de maníacos del sur de Estados Unidos, nada más y nada menos.

Alexander Skarsgard parece recién salido de True Blood, por el rollo sureño y también porque tiene la frialdad de Eric Northman en esta película. Ah! y también enseña carne cuando puede. Clavado vamos. Kate Bosworth está igual de sosa que siempre, es increíble como pueden seguir contratando a esta chica… Y en James Marsden recae todo el peso de la película ya que hace del típico pringaete intelectual al que le ha ido bien escribiendo guiones y se ha conseguido enrollar con una estrella de la televisión para asombro de todos. Me gusta cómo van sucediendo las cosas, como todo va a más, muy lentamente y cómo el protagonista se crece ante las adversidades cuando llegan de improviso. En fín, que me parece un remake más que digno, con un reparto bastante agradable (aunque Dominic Purcell está un poco ridículo haciendo de retrasado) y un guión a la altura.

El trío protagonista de True Blood se desnuda para la Rolling Stone

Así de naturales se muestran los tres protagonistas de True Blood, la serie que está arrasando en la HBO, superandose a sí misma cada temporada (y es que hay que reconocer que esta tercera está siendo muchísimo mejor que la segunda). Son de sangre caliente, eso nadie puede negarlo, por eso aparte de aparecer como Dios los trajo al mundo (sangre incluída) no tienen reparos en hablar de la bisexualidad de Anna Paquin o de cómo Stephen Moyer prefiere usar un calcetín en sus escenas de sexo mientras que Alexander Skarsgard lo hace “al natural”, sin ningún tipo de reparos.

Alan Ball también comenta que ya tiene una edad y que no se anda con tonterías ni se preocupa por hacer una serie que pueda interesar al público adolescente, al cual considera aburrido y uniformado (amén). También ha lanzado últimamente algunos datos sobre la cuarta temporada, informándonos que habrá brujas y magos y que Alexander tendrá un papel aún más relevante. Yo, que sé de qué va el asunto como todos los que habeis leído “Muerto para el mundo” (por ahora el mejor libro de la saga), me pregunto cómo va a desarrollarse todo, porque la relación entre Sookie y Bill es totalmente diferente a la que nos muestra Alan Ball en la serie. ¿Nos espera un cliffhanger sobre este tema al final de temporada? Mira que agradezco estar tan espectante con True Blood a pesar de haber leído los libros. Alan Ball es un puñetero genio… Volviendo al tema, a partir del 2 de Septiembre podreis haceros con la nueva Rolling Stone, que me parece que va a dar mucho de qué hablar…