Crítica: “Underworld: El despertar”

Lejos de darse por vencida tras el desastre de la tercera parte (en la que no participó, por cierto), Kate Beckinsale vuelve a encarnar a Selene en “Underworld: El despertar”. Y lo cierto es que no me extraña demasiado que hayan dado luz verde al proyecto ya que ésta es la única saga de acción protagonizada por una mujer que funciona actualmente en taquilla. Junto a “Resident Evil”, por supuesto.

Igual que en aquella, aquí tenemos que saber lo que vamos a ver, a saber: Una vampira mazo buenorra embutida en cuero lucha contra hombres lobo porque sí, porque no se gustan demasiado entre ellos desde tiempos inmemoriales. En medio de esta guerra tenemos a algún personaje secundario que lo único que hace es incordiar, ya sea la hija de la protagonista (que es un híbrido entre vampiro y hombre lobo, dato que no tiene relevancia alguna para la historia) o el policía que ve algo entre las vigas y se hace el loco. Así se investiga, ¡sí señor!.

Kate Beckinsale no se esfuerza demasiado ya que tiene físico de sobra para hacer las set-pieces y su papel no es ninguna joya interpretativa (ni falta que hace, la verdad). A Scott Speedman nos lo quitan en este capítulo (una pena. Ya veremos qué pasa en el siguiente) para traer a un nuevo personaje, un vampiro más joven y guapo (en teoría) pero sin un ápice de carisma. Vamos, que nos da igual si vive, muere o termina resucitando…

 En la película continúa imperando la oscuridad, para mí demasiado ya que las escenas de acción (que son el gran reclamo de la saga) quedan algo deslucidas y eso que el presupuesto esta vez no era tan bajo como en las anteriores entregas. Que sí, que son vampiros y sólo salen por la noche pero la sensación general que deja la película es que es demasiado monocromática. La fotografía además podría aprovecharse mucho más pero no, acaba siendo tan mediocre como siempre.

El guión es una de las partes más descuidadas de esta nueva entrega. No hay grandes frases, giros de guión ni pasa nada relevante, como si la hora y veinte de metraje fuera un mero puente entre la segunda entrega y la quinta (recordemos que la tercera era una precuela).

Conclusión: “Underworld: El despertar” es entretenida, eso no lo voy a negar y en 3D tiene que tener bastantes efectos chulos pero no aporta nada, ni siquiera a su pobre mitología. He de reconocer que a mí nunca me ha gustado esta saga (como sí que me encanta “Resident Evil”. Es mi guilty pleasure cinematográfico) pero aún así sé reconocer los puntos fuertes de las películas y esta en general no tiene demasiados. Para pasar el rato y ver la cinturita de avispa de Kate en movimiento pero poco más…

Nota: 5

Crítica: “Los Muppets”

Siete años han tardado Los Teleñecos en volver a la gran pantalla (desde “Los teleñecos y el mago de Oz”), ahora con un nombre más “internacional”: Los Muppets. Lejos de volver a  mundos imaginarios o vivir aventuras disparatadas, los entrañables muñecos de Henson se actualizan en una película que simplemente nos cuenta cómo se reúnen para salvar los estudios donde realizaban su aclamado show varias décadas atras.

Jason Segel (conocido mundialmente por la serie “Cómo conocí a vuestra madre”), protagoniza esta nueva película junto a Amy Adams y un nuevo Muppet fan de Gustavo y compañía, su hermano Walter. Chris Cooper es el villano, un villano caricaturizado y estereotipado hasta el extremo para hacerlo un poco más inversosímil y divertido.

Los cameos se suceden durante toda la película y ayudan a darle aún más comicidad al conjunto. Veremos a Neil Patrick Harris (compañero de Jason Segel en “HIMYM”), Alan Arkin, Zach Galifianakis, Whoopi Goldberg, Selena Gomez, Rico Rodriguez (de “Modern Family”), Jim Parsons (de “The big bang theory”, uno de los mejores cameos), John Krasinski y Emily Blunt (su mujer en la vida real) y curiosamente también otras dos chicas con las que su personaje en “The Office” tuvo algo: Rashida Jones y la misma Amy Adams (esa “Pam 2.0” de la primera temporada que decía el gran Michael Scott).

La banda sonora es otra protagonista más de la película ya que hay bastantes números musicales repartidos por el metraje. Las canciones están dobladas y, pese a que se agradece no tener que estar leyendo y poder disfrutar de las coreografías, chistes y demás, pierde bastante respecto a la versión original, como es lógico. Aún así queda claro una vez más que tenemos a los mejores dobladores del mundo.

Me ha sorprendido que Jason Segel sea el productor ejecutivo y uno de los guionistas además de protagonista principal. Su implicación desde luego ha dado resultado ya que los 45 millones invertidos se han transformado en más de 120 de recaudación mundial (tampoco ha sido la bomba pero no está nada mal y además aún quedan por sumar bastantes países).

Conclusión: “The Muppets” es una película muy naïf, su humor sigue teniendo mucho encanto y consigue dirigirse a los más pequeños sin olvidar a los mayores que los acompañan (rollo Pixar, de toda la vida), algo que se agradece y mucho. Es entretenida y engancha desde el primer momento aunque quizá el desenlace (toda la parte del show-maratón) se haga un poco largo para lo que realmente tenía que contar (no demasiado). Aún así consigue ser entrañable, fresca y muy divertida.

Por cierto, antes de la película podemos disfrutar de “Small fry”, el segundo corto de los Toy Story Toons (con los personajes de la ya mítica saga de Pixar). Muy divertido aunque el primero fue bastante mejor, todo sea dicho…

Nota: 6,8