Crítica: “Paranormal Activity 3”

“Paranormal activity”, dirigida por Oren Peli, se transformó hace dos años en uno de los mayores sleepers del cine de terror ya que con un presupuesto de apenas 200.000 dólares recaudó la friolera de 193 millones en todo el mundo (!!). Su secuela (en realidad precuela exceptuando el final) mantuvo la calidad e incluso superó a la original y por supuesto el público respondió otorgándo a sus responsables otros 177 millones de dólares (esta vez con tres de presupuesto). Ahora se cierra la primera trilogía con una película que nos lleva a los ochenta y a la más tierna infancia de las dos protagonistas de la saga, las hemanas Katie y Kristie.

Lo que me apasiona de “Paranormal activity” es que han sabido contar la historia de una única familia y además lo han sabido hacer excepcionalmente bien, tipo “LOST”, contándonos partes de la trama sin un orden concreto y dejando incógnitas en cada uno de los capítulos que hacen que sigamos queriendo saber más.

En esta tercera entrega tampoco dirige Oren Peli pero sí que co-escribe el guión y supervisa así que el resultado es igual o incluso mejor que en las películas anteriores. Como pasó con la primera, ésta también se sitúa en un punto muy concreto de la segunda parte, en este caso después del primer “robo y desvalijo” que sufre la familia y que hace que se decidan a poner cámaras fijas por toda la casa. Vemos que el padre (marido de Kristie) comenta que lo único que han robado realmente es una caja de cintas de video de la infancia de las dos hermanas, lo que no nos desvelan es quién pone esas cintas ni dónde, sólo sómos testigos de los fragmentos más significativos.

En “Paranormal activity 3” van más al grano desde el principio ya que la pequeña Kristie asegura desde hace tiempo que su amigo invisible Toby es real y poco a poco comienza a manifestarse (Se supone que éste es el demonio de las dos películas anteriores aunque no terminan de confirmarlo). Sólo hacen falta un par de sucesos extraños para que el padrastro de las niñas decida instalar tres cámaras de video en la casa, en los dos dormitorios y otra móvil (usando el ventilador) en el salón para que grabe tanto esta estancia como la cocina respectivamente, convirtiéndose en uno de los grandes aciertos de esta secuela. Y es que los momentos de tensión en los que la cámara se va moviendo y no sabemos que es lo qué va a pasar ni dónde son memorables. Realmente los directores Henry Joost y Ariel Schulman saben cómo manejar el suspense, a veces incluso sin que los fenómenos aparezcan en las grabaciones directamente.

El casting es otro de los grandes aciertos del film ya que las niñas, además de parecerse muchísimo a las protagonistas adultas, son completamente naturales en todo momento y si a eso le añadimos que siempre en una película de terror lo que más miedo da son los niños… además aún sabiendo que no les va a pasar nada en ésta, no podemos evitar temer por su seguridad y la de sus padres ante todo lo que va ocurriendo. La abuela es uno de los grandes pilares de la saga como descubriremos al final. Un impactante, escalofríante y apoteósico final, por cierto. Tanto como el de “Paranormal activity 2”.

Conclusión: En general esta tercera parte me ha parecido sencillamente genial. Cargada de suspense, con algunos sustos terroríficos y consiguiendo ser fresca y ocurrente en todo momento. Sí, siendo objetivo debo añadir que ésta vez hay un par de detalles que no son tan realistas como deberían, por ejemplo cuando el padrastro de las niñas se graba trabajando en las grabaciones (aunque de algún modo tenemos que ver cómo reaccionan ante lo que sucede en la casa) o el susto del armario de la madre (un poco fuera de lugar) pero en general la película está acertadísima en el montaje; Corto y directo, sin escenas de relleno y resolviendo algunas de las incógnitas más importantes de la historia. Aún tenemos alguna laguna importante pero después de los 80 millones que “Paranormal activity 3” ha recaudado en sólo un fin de semana, está claro que la saga va a continuar. Desde luego si siguen manteniendo esta calidad no me importaría que llegaran a cerrar una segunda trilogía… Resumiendo, que si te gustaron las anteriores no puedes perderte ésta por nada del mundo. Es brillante.

Nota: Me parece curioso que más de la mitad del metraje que aparece en los trailers no haya entrado en el montaje final; Por ejemplo la escena en la que las dos niñas juegan a “Bloody Mary” a oscuras en el baño (terrorífica) o la de Kristie saltando desde la barandilla, entre otras. Espero que eso signifique que el Blu ray va a venir bien cargado de escenas eliminadas e incluso con una edición extendida como en “Paranormal activity 2”. Ya me froto las manos esperando a tenerla en BD!!.

Nota: 8,8

Crítica: “The Thing” (2011)

“La cosa” de John Carpenter es uno de los clásicos representativos del cine de los ochenta pero ante todo es una verdadera película de culto y lo es porque en su momento ni siquiera acumuló 20 millones de dólares en taquilla. Las ediciones en VHS y DVD la ensalzaron como una de las mejores películas de terror-suspense y es por ello que, en plena fiebre de remakes hollywoodienses, Universal se decidió a revivir y rehacer esta película.

Matthijs van Heijningen Jr. y Eric Heisserer (director y guionista respectivamente de este nuevo proyecto y fans declarados de la película original) se pusieron manos a la obra pero no de un remake sino de una precuela ya que argumentaron a los responsables de los Estudios Universal que la película de John Carpenter era perfecta y que un remake sería algo así como “Pintar un bigote sobre La Mona Lisa”. Es decir, nos quitamos la posibilidad de un innecesario remake y a cambio tenemos a dos fans haciendo una precuela para fans que intenta lanzar más luz  sobre la llegada a la tierra de “La cosa” y sobre lo que les pasó a los Noruegos en su base. Perfecto ¿verdad? Pues sí y no.

“La cosa (2011)” ha sido un fracaso estrepitoso y una de las razones de ello es que no han sabido venderla. Para nada. No ha quedado claro lo que era para el gran público y su título, igual que la original, no ha ayudado. Sus responsables argumentan que no se les ocurría ningún subtitulo tipo “Begins” que quedara bien así que esta película ha pasado sin pena ni gloria entre la gente, que ha huído de ella como de otros tantos remakes y los únicos que la han apoyado han sido los fans del clásico de Carpenter que realmente sabían lo que iban a ver, una precuela digna hecha con cariño, dedicación y cuidando cada mínimo detalle de la obra original.

Esta vez tenemos a una mujer al mando del grupo de Noruegos (no desde el principio pero sí una gran parte de la película), la americana Mary Elisabeth Winstead, actriz de la que hace varios años que soy fan absoluto debido a su carisma y su envidiable carrera plagada de blockbusters y películas geniales. En esta ocasión demuestra de nuevo que no tiene ningún problema en cargar con el personaje principal y lo hace como Kate Lloyd, una científica muy semejante a la emblemática Teniente Ripley. Una mujer con dos pelotas, vaya. Esas que mola tanto ver en pantalla. Entre los demás miembros del reparto cabría destacar al co-protagonista Joel Edgerton (Tío Owen en la primera trilogía de Star Wars) o a Adewale Akinnuoye-Agbaje (escrito de memoria gracias a que soy fan de LOST XD). Los demás son prácticamente desconocidos y eso es lo que se buscaba, para que realmente no supieramos quién va a ser el siguiente en morir.

En el plano técnico podemos decir que “La cosa (2011)” cumple de sobra en casi todos los aspectos. Tiene una dirección más que correcta, un guión interesante (aunque sigue demasiado el esquema de la película original) que hace que el montaje en ningún momento se haga pesado y unos efectos realmente espectaculares. Pero sobre todo hay que valorar ese espíritu ochentero que ha conseguido recuperar a la perfección.

Conclusión: Yo tenía esperanzas sobre esta precuela y he de decir que no me ha defraudado. Es entretenida a más no poder, espectacular, va al grano, cuida cada mínimo detalle y además tiene un final realmente genial que todo fan de la película de Carpenter sabrá valorar y aplaudir. En fín, que es otro ejemplo más de una buena película que no se merecía para nada tal vapuleo en taquilla. Quizá todo lo relacionado con esta historia esté destinado al fracaso en un principio. Veremos si dentro de unos años obtiene el reconocimiento que se merece…

Nota: 8