Crítica: “El origen del planeta de los simios”

 

Diez años han pasado desde el remake de Tim Burton y ya pensaba que con él había muerto una de las sagas más icónicas de la historia del cine. Pero no. En Hollywood saben cómo exprimir una buena idea y por ello nos presentan “El Origen del planeta de los simios”, esta vez dirigida por un desconocido a ojos de la gran mayoría, Rupert Wyatt.

La película, como bien reza el título es una precuela, pero sólo si tenemos en cuenta las dos primeras entregas de la saga. A partir de ahí el origen de César, no cuadra con el nuevo material ya  se basa en un viaje al pasado que realizan sus padres Cornelius y Zira, cuando Taylor hace estallar la bomba atómica que veneraban los últimos supervivientes humanos (esos psicópatas telepáticos tan entrañables). No obstante yo prefiero tener en cuenta la primera saga como una historia completa, el remake de Tim Burton como lo que es, un remake suelto y ésta nueva película como un reboot realmente prometedor que esperemos que nos dé varias entregas más.

La historia comienza con Will Rodman (James Franco), un científico que busca una curación al alzheimer mediante la experimentación con simios. Sus motivaciones son totalmente desinteresadas ya que lo único que ansía es salvar a su padre de esta terrible enfermedad. Cuando la cosa comienza a dar resultados todo se va al garete dejando una única esperanza: César, el hijo de “Ojos azules” (un guiño a la película original ya que así llamaba Zira a Taylor). El simio pronto demostrará tener una inteligencia fuera de lo normal y seremos testigos de la rebelión que llevará a los de sus especie a reinar en el futuro.

Para contar con un presupuesto de tan sólo 90 millones los efectos especiales son espectaculares y si los sumamos al increíble trabajo de Andy Serkis el resultado es realmente excepcional. Las expresiones, movimientos y texturas nos hacen olvidar (casi siempre) que estamos viendo animales creados por CGI pero lo que me ha sorprendido realmente es que el guión es brillante. De principio a fín; Desde la presentación de presonajes hasta la progresiva evolución de César y cómo es capaz de liderar a los suyos sin pronunciar palabra (Bueno sólo una, ese famoso “NO!!” del que ya hablaban Zira y Cornelius en “Huída del planeta de los simios”). Realmente genial.

Los actores esta vez pasan a un segundo plano ya que los auténticos protagonistas son los simios pero aún así cada personaje está perfectamente perfilado y conseguimos empatizar y comprender sus actos a lo largo de la historia. Es lo que hace tener un buen guión… Me ha encantado, por cierto la doble explicación sobre la futura desaparición de los humanos (no diré más para no spoilear) ya que aún sabíamos cómo pasa exactamente. ¿Y qué me decís de los títulos de crédito finales? Una idea tan simple y tan efectiva a la vez. Insuperable…

Conclusión: Como fan de la antigua saga, tenía muchas ganas de ver “El origen del planeta de los simios” pero sinceramente no me esperaba una película tan redonda. Sin duda es uno de los mejores blockbusters del verano; Inteligente, emocionante, entretenida de principio a fín, con unos efectos brutales y sobretodo con alma, que es algo que se hecha en falta últimamente en el cine en general. Ruper Wyatt ya ha mencionado que tiene ideas para continuar esta nueva saga y con los buenos resultados que está teniendo la película es casi seguro que tendremos alguna secuela. Después de un producto tan interesante, la esperaremos con impaciencia (mucha).

Nota: 9,2