Crítica: “Resacón 2” (Ahora en Tailandia)

Hace dos años, una comedia clasificada “R” y protagonizada por un emergente Bradley Cooper amasó una pequeña fortuna (467 millones a nivel mundial) convirtiéndose en la comedia “R” más taquillera de la historia y una Sleeper en toda regla. Ahora, el reparto de la primera parte ha vuelto demostrando que la gente quería ver más sobre este grupo que, cuando sale, pierde totalmente el control (por decir algo suave). “Resacón 2” lleva 527 millones a sus espaldas por lo que tendremos una trilogía, por supuesto.

En esta ocasión la trama nos lleva a Tailandia ya que Ed Helms planea casarse allí con su prometida y, como no, acaba invitando a sus colegas, que no se conforman con una despedida de soltero/Brunch así que lo que empieza como una tranquila noche en la playa, acaba peor que la última vez en las Vegas.

“Resacón 2” tiene algo muy bueno y es que si te gustó la primera parte, te gustará esta. Lo malo es ir al cine esperando algo nuevo, porque no lo vas a encontrar. Esta segunda parte sigue punto por punto el esquema de la primera pero llevado un poco más al límite, eso sí. Algo que no tiene porque ser positivo ya que la linea entre la comedia y el thriller de acción cada vez está más difuminada y lo que vamos a ver es una comedia y punto. Dicho lo cual cabe destacar que hay alguna setpiece sorprendentemente bien rodada.

Los chistes son muchos y muy variados, sobretodo por parte de Alan (Zach Galifianakis) que aporta los más “inocentes” gracias a su personalidad infantil. De los más escatológicos (y algo prescindibles) se encarga Stu (Ed Helms) mientras que Phil (Bradley Cooper) tan sólo pone la cara bonita (en un cuerpo no tan fibrado como antes, por cierto). Hay algún cameo/guiño a la primera parte y uno que al final no pudo ser, el de Liam Neeson que iba a hacer Mel Gibson pero que al final no fue porque el reparto dijo que ni hablar del peluche-castor XD. Espero que venga como extra en la edición Blu ray.

En general la película se pasa bastante rápido, contando con que sólo dura hora y media (no hace falta más, la verdad) y no está mal pero tampoco intenta sorprender ni superar lo que ya habíamos visto. Cambiamos las Vegas por Tailandia, un bebé por un mono, un diente por un tatuaje o un Justin Bartha por un hermano menor tailandés y ya tenemos esta segunda parte. Así tal cual. No hay más. Incluso se repite el momento “vamos a ver las fotos de lo que pasó anoche” de los títulos de crédito (idea que en la primera me pareció realmente genial, por cierto).

Conclusión: Como he dicho antes, quien busque pasar un rato divertido podrá apreciar este segundo “Resacón”. Los demás ya sabrán lo que hay por los trailers que han ido saliendo y buscarán otras alternativas más alentadoras. Yo personalmente no me arrepiento de haber pagado por ella (peores películas hemos visto, mucho peores) y me muero de curiosidad por ver si tendrán la cara dura de volver a hacer lo mismo una tercera vez.

Nota: 5,8