Crítica: Hanna

Joe Wright ha vuelto a trabajar con Saoirse Ronan (después de su nominación al Oscar por “Expiación”) en “Hanna”, un film que mezcla acción y drama y que trata sobre una adolescente víctima de un experimento científico que ha sido criada alejada de la sociedad con un padre que la ha transformado en una máquina de matar.

Comenzaré resaltando el trabajo de Saoirse Ronan que ya se perfila como una de las jóvenes estrellas más prometedoras de Hollywood (Espero que su papel en “The Host” de Stephanie Meyer no le haga caer en la mediocridad como le pasó a Kristen Stewart…). En “Hanna” se le nota realmente metida en el papel, creíble en todo momento y con un carácter muy disfrutable en los momentos en los que parece la hermana mayor de Hit-girl.

Eric Bana por su parte aparece poco pero sus escenas son espectaculares. Viendo esta película he vuelto a preguntarme porqué no habrá tenido más éxito este genial actor (el mejor Hulk que habrá, siento decirlo) que  aparentemente lo tiene todo para triunfar. Kate Blanchett, la tercera en discordia está en esta ocasión un poco forzada como mala de la película. No me termino de creer su papel, no es natural y no es por su interpretación sino por el personaje en sí.

Lo malo de “Hanna” es que hay dos estilos bien diferenciados que hacen que el metraje en general se resienta muchísimo. Por un lado tenemos una acción espectacularmente bien rodada (por ejemplo la huída de Hanna o la lucha de Eric Bana con cinco o seis tipejos ¡¡¡en plano secuencia!!!) pero por otro hay demasiado drama y demasiada comedia en las partes en las que la protagonista sale al mundo exterior y empieza a empaparse de todo lo que le rodea y que sólo conocía por unas escasas definiciones de enciclopedia. Además hay varias escenas interminables y totalmente prescindibles como la del cante gitano (sí, los americanos siguen pensando que España entera es así, tal cual…).

La banda sonora de los Chemical Brothers es de nuevo espectacular, mejor incluso que la que hicieron para Tron y se acopla perfectamente a una historia con un claro trasfondo de cuento de hadas que, por cierto, no acaba de funcionar todo lo bien que cabría esperar.

Conclusión: “Hanna” ha resultado ser una pequeña decepción ya que no es una película de acción al uso que es lo que intentaban vender sus responsables. Tiene cosas muy muy buenas pero también tiene otras que bajan el nivel irremediablemente. Además el guión es bastante flojo (no es malo pero podría ser mucho más brillante). En fín que es una película interesante en general, con una buena base pero que no termina de explotar sus puntos fuertes. Eso sí, merece la pena echarle un ojo aunque sólo sea por ver a Eric y Saoirse en acción.

Nota: 6,2

Crítica: Insidious

Desde Saw he seguido de cerca la trayectoria de James Wan, que por ahora no ha hecho más que darme alegrías, por ejemplo con “Silencio desde el mal” o “Sentencia de muerte”, dos películas que no funcionaron en taquilla pero que son super entretenidas e interesantes y con una factura impecable a pesar de costar apenas 10 millones de dólares. Y es que James Wan sabe que para los estudios no hay nada más tranquilizador que tener una película con un presupuesto irrisorio ya que si es un éxito las ganancias son instantáneas (por ejemplo la saga saw que hasta la quinta parte multiplicaba su presupuesto  por 20, de 4 millones a 80) y si resulta ser un fracaso las pérdidas serán muy escasas.Y siguiendo con esta idea, el pequeño oriental nos presenta “Insidious” que ha costado 1,5 millones de dólares. Algo que resulta increíble después de ver la película. En este caso podemos hablar de un nuevo éxito ya que en total lleva acumulados 70 millones. No me extraña que haya firmado por una serie de seis películas de este tipo (algo así como las Night Chronicles de Shyamalan).

Me ha encantado que la premisa del film sean los viajes astrales, un tema que se ha utilizado muy poco en el cine y que resulta terrorífico. La película, eso sí, comienza como la típica historia de fantasmas y acaba siendo una reinterpretación de “Poltergeist”, algo que me hizo desear que el futuro remake de la obra de Spielberg (y digo bien, Spielberg) no llegue nunca a nuestras pantallas; Es totalmente innecesario.

La pareja protagonista formada por Patrick Wilson y Rose Byrne, guapísimos y perfectísimos los dos (aunque muy naturales, eso sí), está a la altura y no es difícil empatizar con ellos y con sus problemas. También tenemos algún homenaje al género de terror (Barbara Hershey de “El ente”) y la aparición de un viejo conocido que no se prodiga mucho fuera de sus propios guiones, Leigh Whannell (la otra mitad de la saga “Saw” y casi todo lo que tenga que ver con James Wan).

La banda sonora es excepcional, llena de altibajos y ruidos inquietantes y la fotografía, muy oscura y estudiada, también ayuda a meternos en una película repleta de sustos y terror psicológico. Y cuando digo repleta es repleta. La tensión que logra “Insidious” es asombrosa. Está claro que Wan sabe cómo crear imágenes aterradoras siendo además muy físico. Y es que no hay nada más aterrador que un niño vestido de época que no debería estar ahí y que baila y se pone a jugar al escondite con la protagonista, un hombre que se pasea pasillo arriba y abajo en mitad de la noche, una alarma que salta sin ninguna razón o una vieja al más puro estilo “The grudge”.

Conclusión: “Insidious” me ha parecido excepcional. Había visto imágenes y sabía que iba a dar miedo pero ha resultado ser la película más terrorífica que he visto nunca. No te da un minuto de respiro ya que en la mayoría de ocasiones no sabes cuando van a llegar los golpes de efecto y la mayoría resultan ser muy efectivos (mucho). Sólo con la aparición de la pareja de mediums frikis tenemos un momento de humor y relax (realmente necesario después de tanto “sufrimiento”).  En fín que, teniendo en cuenta que a Wan le gustan los finales sorpresa, “Insidious” es realmente genial, muy disfrutable por cualquier tipo de público que quiera pasar un “mal” rato.

Apunte: Muy buena la referencia a Saw y a una posible continuación con ese número 8 (Esperemos que no haya más!) Pincha aquí para verlo

Nota: 8,8