Crítica: Thor

Thor es el penúltimo vengador que veremos antes de la reunión en “The Avengers”. Dirigida por Kenneth Branagh, ha hecho que podamos disfrutar de Natalie Portman en una película de este tipo ya que ella firmó el contrato única y exclusivamente por trabajar con el director (aún no tenían ni guión) pero realmente pocas cosas más he podido disfrutar de esta película. Vayamos por partes…

Yo no tengo (ni tendré jamás) ni idea de super héroes Marvel, DC o los que me echeis más allá de las adaptaciones cinematográficas porque nunca he leído comics americanos. No obstante, uno de los objetivos en cada una de las películas que se estrenan es que puedan ser disfrutadas por los fans tanto como los que nunca han abierto un comic y por lo tanto se adentran vírgenes en este universo plagado de mitología y detalles frikis.

La parte de Asgard está bastante más conseguida de lo que me esperaba, tanto en los efectos como en los decorados e incluso el guión. Eso sí, no deja de ser la típica historia de reyes, disputas por el trono, envidias y luchas de poder. Se nota el influjo de Kenneth en esta parte, tan Shakespeariana. La primera set piece, la de la lucha con los “congeladores humanos” está bastante chula aunque si pensais verla en 3D olvidaros de ver nada ya que es tan oscura que os pasareis el rato intentando vislumbrar algo como una viejecita que ha perdido sus gafas en una habitación oscura XD. Y aún siguen dándole bombo a este formato… Lo que hay que ver…

Bueno, después de media hora más o menos entra en juego la parte de la Tierra con Natalie Portman y sus colegas científicos. Aquí el guión empieza a flojear y aunque hay algunos momentos divertidos la cosa llega a extremos de vergüenza con ese monstruito sacado directamente de “Ultimatum a la tierra” y también con una relación (la de Thor y Jane) que no tiene química en absoluto. Y eso que como he dicho antes Natalie está estupenda, pero sola. En cuanto entra en juego el dios nórdico pierde toda la credibilidad y se encuentra demasiado perdida.

Las casi dos horas de metraje se pasan rápido ya que “Thor” no deja de tener ese espíritu épico que se espera de ella pero a la historia le falta gancho. No hay sentimientos, no hay tensión, no hay peligro, no hay drama… Todo se queda en la superficie y al final, al salir del cine te quedas pensando “Bien pero… ¿ya está? ¿esto era todo?”. Además hay tramas que parecen recortadas sin ton ni son, como si hubiera espacios que faltan y que tenemos que imaginarnos. Por ejemplo todo lo que concierne a los compañeros de Thor.

Conclusión: Después de cambiar de director un montón de veces creo que Kenneth Branagh ha sido una buena elección y ha hecho un trabajo correcto en lo que buenamente ha podido, pero no es suficiente. Una introducción de dos horas no debería permitirse a estas alturas de curso y más después de haber visto películas como Iron man o Batman Begins o incluso Spiderman, que no es una obra maestra pero no deja de ser un inicio de saga genial.

A “Thor” le faltan muchas cosas, demasiadas y cuando en una película te preguntas cómo ha sido posible que picaras después de ver esos trailers tan fatídicos… Mal asunto. Yo cada vez tengo menos ganas de ver “The avengers” porque entre que Hulk no ha funcionado nunca en el cine (y eso que la de Ang Lee es una maravilla y Eric Bana otra), de Iron man (por lo que dijeron en la segunda) veremos el traje pero no a Robert Downey Jr. y El capitán América tampoco parece ser nada del otro mundo… Sólo había que sumarle este insulso Thor para rematar la faena. Esta urgencia por presentar super héroes a toda velocidad para “La gran reunión” me sigue pareciendo una mala idea. Veremos si Chris Evans salva un poco la cosa o termina de hundirla…

Nota: 4

Crítica: Fast and Furious 5

Ya he dicho muchas veces que a mí la saga “Fast and Furious” no me gusta demasiado, no termino de encontrarle el punto, ni siquiera como películas de acción sin más. La primera se ha quedado demasiado antigua, la segunda y la tercera son muy flojas, la cuarta está mejor pero sin Michelle Rodriguez después de la primera escena va cuesta abajo y sin frenos (nunca mejor dicho)… Y ahora vamos a comentar esta quinta parte, que por supuesto he visto XD

Este viernes en nuestro cine habitual la película ocupaba cuatro salas y parece ser que hubo lleno total en cada una de ellas. Podrán gustar más o  menos pero está claro que “Fast and Furious” tiene su público…

Bueno, “Fast five” comienza dónde acabó la cuarta parte, con Vin Diesel en un autobús carcelario. No tardará en haber un accidente que le permita escapar y regresar con su grupo de tuneros roba-coches que pretenden amasar una fortuna con sus peculiares habilidades. He de decir que para mí ha sido una agradable sorpresa comprobar cómo esta quinta parte ha pasado bastante de largo del tema tunning y de la carreras ilegales y demás para centrarse en una trama de robo de una caja fuerte que esconde más millones de los que nadie puede contar en su vida. Muy típico todo y muy estilo Ocean’s pero con coches y la pandilla interracial de los “Furiosos”.

A esta nueva entrega vuelven viejos conocidos, algo que los más fans sabrán agradecer: Sun Kang que lleva en Fast and Furious ininterrumpidamente desde la tercera parte, Tyrese Gibson al que no vemos desde la segunda y también una nueva e importante incorporación que pega tanto en la película que aún no sé cómo no se les había ocurrido contratarlo antes. Hablo de Dwayne Johnson, por supuesto. El hombre con la sonrisa más perfecta y más blanca de Hollywood. Por otro lado, los tres protagonistas que aún quedan vivos no han cambiado demasiado. Bueno miento. Jordana Brewster va adelgazando progresiva y peligrosamente a lo largo del metraje de la película a pesar de que se supone que está embarazada. Un extraño caso que deberían haber notado los productores de la película…

Y actores aparte, también tenemos a Elsa Pataky cuyo registro se ve en “Fast five” limitado a una sola expresión: una mezcla de enfado/preocupación/cara-de-oler-a-pedo de Joey Tribbiani. Me ha dejado anonadado su participación en la película (iba a decir interpretación pero sería demasiado). No la tenía yo por una buena actriz pero tampoco por una TAN TAN mala. En serio, da pena y ni siquiera enseña chicha que se supone que es para lo que la habían contratado. Otro de esos grandes misterios cinematográficos…

La película en general es entretenida aunque sólo tiene dos set pieces, una al principio y otra al final. Ambas muy largas y espectaculares, eso sí. El resto del metraje es irregular. De hecho yo le habría recortado media hora de metraje y la hubiera dejado en hora y media en lugar de dos horas, algo excesivo para una película de este calibre, se mire por donde se mire.

Conclusión: Como he dicho al principio “Fast five” no es una de mis películas favoritas de este año pero está claro que a quien le guste la saga disfrutará como un enano con esta quinta parte. Ofrece exactamente lo que la gente espera ver de ella y es de lejos la mejor de las cinco.

Nota: 5,5

A continuación, para todos aquellos que se fueron antes de que terminaran los títulos de crédito, os dejo este video donde podemos ver de nuevo a Eva Mendes (a la que no veíamos en la saga desde la segunda parte) y se da a entender que Michelle Rodriguez volverá a pesar de haber sido asesinada… Me ha encantado esa frase cliffhanger: “Do you believe in ghosts?” Ojalá sea verdad!