Crítica: Piraña 3D

Alexandre Aja no es un director demasiado regular en cuanto a la calidad de sus películas. Ahí están la floja aunque interesante “Las colinas tienen ojos”, la entretenidísima “Reflejos” o la vergonzosa tomadura de pelo llamada “Alta tensión” (Cada vez que pienso en ella me suben los midiclorianos XD). Ahora el director nos presenta este remake de Piraña, el clásico de 1972.

La película comienza con un cameo muy especial, el de Richard Dreyfuss que muere al caerse de un “smaller boat” siendo comido por unas pirañas prehistóricas salidas de Dios sabe dónde. A partir de aquí no hay demasiado guión, como era de esperar, simplemente podemos contar con una película “de monstruo” (cientos en este caso) muy típica y realizada con el único fín de entretenernos.

No sé si ha sido el bajo presupuesto o una malévola predisposición por parte del equipo responsable de la película, pero “Piraña 3D” es una serie B en toda regla. Y lo bueno es que no lo ocultan, es más, se recrean en este estilo casposo y absurdamente divertido lleno de gore, tías en tetas, más gore y más tías en tetas (ninguna usa menos de una talla 100, claro)

Entre los actores tenemos varias sorpresillas, por ejemplo dos de los protagonistas de “Regreso al futuro”, Elisabeth Sue (me encanta esta mujer) y Christopher Lloyd (que sale en tres escenas contadas haciendo de científico normal con alma de loco) y un Jerry O’Connell que resulta ser el personaje más divertido de la película, un director porno que pasa de todo *SPOILER* y que cuando se lo comen las pirañas sólo le preocupa que le hayan comido la minga (huge, por cierto XD) *FIN DE SPOILER* Pero vamos que fijarse en los actores en una película así es como ponerse a contar las semillas de sésamo de un Big Mac recién hecho estando medio muerto de hambre.

Esta vez la vimos en 3D y lo cierto es que es uno de los pocos alicientes que tiene una película de este calibre aunque, como en todas las demás, comienza muy bien, con una intro con mucha profundidad y demás pero luego se desinfla y del formato tridimensional queda más bien poco…

Los efectos digitales no son para tirar cohetes. Las pirañas están tan bien hechas como los fondos de “V” (el remake de la mítica serie), osea que ni por un momento te crees nada pero bueno, es un mal menor en una película en la que tienes que dejar todos los prejuicios a un lado y verle el lado cómico y divertido.

Conclusión: Yo nunca hubiera ido a ver esta película al cine pero mi novio quería así que ahí que fuimos y la verdad es que el resultado no es tan desastroso como cabría esperar. Eso sí, para ver Piraña 3D hay que saber exactamente a lo que vas o saldrás de la sala echando pestes antes de que acabe la película. El gore y el maquillaje sanguinolento sí que está muy conseguido (demasiado a veces) y desde luego han sabido plasmar el espíritu de este tipo de películas ochenteras llenas de sexo y baños de sangre. Costó sólo 24 millones y ha recaudado 81 internacionalmente así que no es descabellado que pueda haber una segunda parte (Glups!).

En fín que aunque es una película que debería haber salido directamente en DVD/Blu ray, no está mal para pasar un rato divertido de desfase cinematográfico. Eso sí, espero que la nueva de Aja sea un poco más seria, tipo “Reflejos” y no otro “Grindhouse” acuático como éste…