Crítica: The Mechanic

Del director de nada menos que “Con air”, “Tomb raider” y “Cuando llama un extraño” nos llega esta nueva cinta de acción protagonizada por el gran Jason Statham. “The Mechanic” es un remake de la setentera “Fríamente… sin motivos personales” (casi tan buen título como el de “Soñando, soñando… trinfé patinando XD) con Charles Bronson al frente.

La película nos cuenta la vida de Arthur, un asesino a sueldo que poco después de tener que cargarse a su mentor por órdenes de sus superiores, decide entrenar al hijo de éste, un joven problemático que no sabe muy bien lo que hacer con su vida. Y lo hace sabiendo que antes o después sus propias enseñanzas se volverán contra él, cuando su discípulo descubra la verdad sobre la muerte de su padre.

“The mechanic” tiene varios puntos a su favor pero el principal es Jason Statham. Siempre he tenido claro que no hay ningún actor que ruede las escenas de acción física tan bien como él. Me encanta la energía que pone y cómo hace cada golpe creíble. Se agradece mucho. Además es un buen protagonista, tiene carisma de sobra para serlo, algo que no puede decir cualquiera. No me extraña que Bruce Willis diga que si hay alguien capaz de tomarle el relevo en el cine de acción, ese es Jason Statham.

El director es otro punto a favor ya que, aunque la película tarda casi una hora en despegar de verdad, mantiene el interés sin problema, tomándose su tiempo en presentar a los personajes y en mostrarnos el aprendizaje de Steve McKenna (Ben Foster). Las setpieces que hay están muy bien rodadas y son originales. A destacar el momento mano-trituradora (muy divertido) y el momento caída por la fachada del edificio (en realidad toda esa escena por los áticos es bastante impresionante).

Ben Foster está muy bien (con cara de viejo pero bien) en su papel, al igual que Tony Goldwyn (imposible no recordar “Ghost” nada más verlo en pantalla, aunque ya se le noten los añitos). Personajes tipo vistos mil veces en mil películas pero que ayudan a que el engranaje de la película marche adecuadamente.

El guión cumple de sobra con su función de entretener de principio a fín y tiene además un par de cosillas que me han gustado: Que no haya una relación amorosa importante (que en muchas películas parece que tiene que haber una sí o sí) y también que trata algunos temas con bastante naturalidad para ser una película de “tíos” XD. Ahí lo dejo.

Conclusión: “The Mechanic” no me ha defraudado. Es interesante, ocurrente a veces y no tan típica como puede parecer viendo los trailers. No será la película del año pero tampoco intenta serlo. Una muy buena opción que lamentablemente ha pasado más desapercibida de lo que se merece.

Crítica: Avril Lavigne – “Goodbye lullaby”

Ya he tenido oportunidad de escuchar el nuevo disco de la señorita Avril Ramona Lavigne (qué grunge hubiera quedado utilizando su segundo nombre en vez del primero XD) y he de decir que me he quedado completamente chafado. Yo que le tenía un cierto cariño a la pequeña canadiense por haberme acompañado en gran parte de mi adolescencia y así nos lo paga, con una basura de disco! Pero basura de verdad. A continuación un pequeño análisis canción por canción:

Black Star: Parece ser que esta canción se utilizó en el anuncio de uno de sus perfumes. El comienzo es bonito con esas notas de piano y la voz suave y melódica pero la letra es una estupidez absoluta y cuando termina yo por lo menos me quedo igual que estaba.

What the hell: Después de escuchar el disco me pregunto qué sentido tiene esta canción que nada tiene que ver con el nuevo estilo. No pega. De hecho es 100% “The best damn thing”. Aunque curiosamente la que creía que iba a ser lo peor del disco ha resultado ser lo único un poco potable. La melodía del estribillo está muy chula. Es pegadiza pero como he dicho antes, está completamente fuera de lugar. Por cierto, la publicidad que hay en el videoclip da ganas de vomitar. No es simplemente que salgan cámaras, perfumes y ropa, es que te la intentan vender como en un anuncio. Patético, de verdad. Luego se quejará de que no la tomen en serio…

Push: Es una especie de “Torn” de Natalie Imbruglia pero sin gancho y salvando todas las distancias posibles. Sí que se nota una vuelta al estilo “Let Go”, pero al de las maquetas, esas que tenían por lo menos 15 canciones totalmente planas y sin interés. Lo que hace un buen productor…

Wish you were here: Esta canción es una pequeña tortura con todos esos “Damn”, “here” y “near” que se repiten hasta el infinito y más allá. Y esa letra? Creo que las de High School Musical tienen más consistencia…

Smile: Crazy bitch? Eso no era de Britney? Anyway… Otra en la que sólo dice estupideces de niña de 10 años. Además pretende ser una canción movida y se queda a medias. Qué pasa con las guitarras potentes? Le ha entrado fobia de repente? porque ha pasado del “punk” a las guitarras acusticas y poperas a una velocidad pasmosa. Al menos ha dejado de copiar descaradísimamente el estilo de los Blink 182 y de Green day. Algo es algo…

Stop Standing thereI love you: No hay mucho que decir de estas dos. Ñoñas e insoportables. No tienen estribillos pegadizos. Ni ritmo. Ni interés. Ni nada.

Everybody hurts: Una versión deslucida de “Fall to pieces”, una de las mejores canciones de “Under my skin”. Las guitarras del comienzo son clavadas al menos. No llega a ser una buena canción pero sí que es mejor que la mayoría… La letra, por cierto, aparte de no tener sentido es otra cutrez absoluta.

Not enough: Dos palabras: Coldplay y “Clocks”. He oído un montón de canciones que utilizan el esquema de esta canción e incluso la melodía y los mismos intrumentos. La de Avril no es tan descarada como otras pero viendo el resultado de la canción no estaría mal que se pareciera un poco más a este nuevo clásico de la música.

4 real, Darlin’, Remember when y Goodbye: Las últimas cuatro del disco antes de terminar con “Alice” son cuatro baladas. Toma ya. Y lo malo es que no son baladas como su “I’m with you” o incluso “Innocence” si buscais algo más reciente, es decir canciones con sentimiento, chulas, singles potenciales vaya. Pues no. No sé si será cosa mía pero no les veo nada que me despierte el más mínimo interés… Las comento juntas porque por separado sería perder el tiempo.

Alice: Ésta me gusta un poco más. La intro de la versión extendida está muy bien y tiene un sonido un poco más cuidado. Es oscura, más parecida a las canciones de “Under my skin”. Lo malo es que junto a toda la morralla anterior no llama tanto la atención como debería.

Conclusión: Qué más me queda por decir… Que si en 3 largos años esto es lo mejor que podido hacer Avril, apaga y vámonos. Mirando atrás me quedo incluso con el “The best damn thing” antes que con esto. No sé si funcionará bien este nuevo disco pero en mi más sincera opinión se merece fracasar estrepitosamente. Es un disco sin alma y con unas letras ridículas (subrayado y en negrita). Cómo puede escribir peor ahora que hace 10 años?? En fín, que luego dirán que ya no se vende tanto como antes. Quizá debería dejarse un poco a un lado la excusa de la piratería (que sí que hace mucho daño, de acuerdo) y centrarse en hacer discos decentes porque éste desde luego no hay por donde cogerlo. La portada muy mona, eso sí XD