Crítica: Los otros dos

Adam McKay escribe y dirige esta comedia sobre dos policías de segunda que, debido a la inesperada e hilarante muerte de las dos estrellas de la comisaría, pasan a investigar un caso de extorsión, fraude y… algo más que tampoco parece importar demasiado.

La idea de juntar a Will Ferrell y Mark Wahlberg surgió, según se dice, en la gala de los Oscars del 2007 en la que Will insultaba a varios actores presentes mientras que con Mark era extremadamente respetuoso (por miedo a  ganarse una galleta, supongo). Sea como sea la pareja funciona a la perfección. Will Ferrell en un papel de friki desagradable pero en casi todo momento simpático y tierno y Mark sorprendentemente cómodo en papel, como si llevara haciendo comedia toda la vida.

Los secundarios tampoco se quedan atras ya que son numerosos e importantes; Tenemos a Eva Mendes en una de sus mejores actuaciones (lo que tampoco dice demasiado de su carrera), un recuperado Michael Keaton, un siempre genial Samuel L. Jackson y un atractivo Dwayne Johnson.

Técnicamente no es demasiado destacable excepto por algun plano bastante chulo, por ejemplo el del bar en el que la cámara se va moviendo y enseña varias escenas estáticas de una fiesta loca que tienen los dos protagonistas. Muy conseguida y original, la verdad.  

Por cierto, me han sorprendido bastante algunos guiños, por ejemplo aquellos en los que Michael Keaton describe alguna situación “como en aquella canción de las TLC” (Gracias a Dios que alguien se olvida de los Black eyed peas para recordarlas a ellas). Por supuesto al final suena “Waterfalls”, uno de sus éxitos más aplaudidos.

Conclusión: “Los otros dos” es una comedia de acción podríamos decir, cuya base no es precisamente un guión sólido. Es más bien una sucesión de gags, colocados uno tras otro con algún que otro nexo en el que se avaza en una investigación que no tiene mucho sentido para el espectador. No parece importar demasiado el tema policial mientras se pueda seguir con el terreno cómico que es la verdadera premisa de la película. Lo bueno que tiene es que muchos de ellos son muy divertidos y entretienen la mayor parte del tiempo. Lo malo es que otros son típicos o no funcionan y se tiran por tierra el ritmo de la película. Aún así merece la pena ver a Mark y Will juntos con una gran Eva Mendes que aporta algo más que un cuerpo 10 (sin que sirva de precedente).

Crítica: Imparable

 

En su quinta película junto a Denzel Washington, Tony Scott (el hermano listo de Ridley) se arriesga con una historia basada en hechos reales. Fue bastante menos espectacular que lo que nos cuenta “Imparable” ya que el tren en cuestión salió de Ohio un alegre 15 de Mayo de 2001 y cruzó tres estados (aproximadamente 66 millas) antes de poder ser detenido. Nadie resultó herido, por cierto.

El proyecto llevaba dando vueltas por los estudios desde nada más y nada menos que el 2004 e incluso hubo algún otro director a cargo del proyecto. Al final se dio luz verde y se contrató a Denzel Washington. Éste convenció a su amigo Tony de que Chris Pine era el indicado para co-protagonizar “Imparable” y de ahí hasta lo que ha llegado al cine es historia.

La trama es casi tan simple como el suceso en que se basa, lo único que se han añadido son algunos momentos de tensión y mucha más heroicidad por parte de los protagonistas al enfrentarse a un descarrilamiento en una peligrosa curva rodeada por sustancias que podrían hacer volar una ciudad entera (sino para qué molestarse tanto no?).

Respecto a los protagonistas decir que Denzel Washington sigue siendo tan carismático como siempre, en un papel que gracias a Tony Scott ha repetido en varias ocasiones y que le sienta la mar de bien. Está claro que una gran mayoría apoya su trabajo y él lo sabe. Por otra parte Chris Pine intenta labrarse un futuro próspero en Hollywood después de su gran oportunidad en Star Trek (tras comedias como “Just my luck” con Lindsay Lohan, pobrecito) y hay que decir que lo hace muy bien. Además es uno de esos actores que hacen absolutamente todas las escenas de acción, algo a tener en cuenta.

Rosario Dawson, la única mujer que tiene frases en la película aparte de las dos hijas de Denzel, aparece en contadas ocasiones ya que sólo es el contacto que los dos protagonistas tienen en la central mientras todo se derrumba. No hubiera estado mal que ella hubiera estado a bordo, le habría dado más vidilla al asunto pero bueno…

Conclusión: No hay mucho que decir sobre “Imparable” salvo que es una película de acción muy entretenida. He echado de menos cierta tensión en el tramo final ya que al no haber “malos” no puede haber un desenlace espectacular y estaba claro que la cosa no iba a acabar mal así que practicamente no hay emoción en ese sentido.

La dirección de Tony Scott, intachable como siempre, con planos de todo tipo que aportan mucho más realismo al resultado final. Lo bueno que tiene este hombre es que sabe mantenernos con los ojos abiertos aunque la historia en sí no sea para tirar cohetes.