Los 10 mejores personajes de la televisión

10. Fox Mulder. Desde el comienzo de la serie supimos que su búsqueda de lo paranormal iba más allá de la simple curiosidad ya que su hermana fue abducida cuando era una niña. Desde entonces Mulder ha estado buscando alguna evidencia de su paradero. Otro aspecto importante a destacar es su relación con la agente Dana Scully, el paradigma de la tensión sexual no resuelta y un referente que han seguido multitud de series posteriores.

El quería creer y su afición y dedicación a los Expedientes X parecía no tener fín pero en la octava temporada David Duchovny acabó abandonando poco a poco la serie. Eso sí, apareció en los últimos capítulos para cerrar toda la historia de forma más bien poco satisfactoria. Aún así no podemos olvidar los buenos momentos que la pareja nos ha hecho pasar con tantos misterios por resolver y esa verdad que ignoramos si sigue ahí fuera.

09 – Bree Van de Kamp / Hodge.  Bree es la que más ha sufrido y por lo tanto más ha evolucionado de todas las mujeres de Wisteria Lane. Empezamos a conocerla cuando su vida, aparentemente perfecta, se desmoronaba al saber que su marido Rex era adicto al Sadomasoquismo. Tras aceptarlo Bree se queda viuda y tiene que lidiar con otros frentes igualmente dolorosos y avergonzantes para ella, la homosexualidad de su hijo y el embarazo de su hija menor.

Tras muchas más penurias conoció a Orson Hodge, un dentista que parecía estar hecho a su medida. Ahora sabemos que no es así. Después de su romance con Karl, otra relación que acabó de manera trágica, Bree está intentando recomponer su vida. Veremos que le deparan las futuras temporadas, pero lo que es seguro es que va a seguir teniendolo muy dificil. Quizá sea por su capacidad de superación y su fuerza por lo que todos la apreciamos tanto.

08 – Turanga Leela. Leela nació en las alcantarillas de la ciudad de Nueva York. Ya que la pequeña parecía completamente normal a excepción de tener un único ojo, sus padres mutantes decidieron darla en adopción para que pudiera tener una vida normal. Su estancia en el orfanato no fue fácil ya que tuvo que hacer frente a todo tipo de burlas por su ojo y su aparato dental. La inseguridad por su aspecto le creó serios problemas a la hora de mantener relaciones sentimentales a pesar de ser, por lo demás, muy atractiva.

Leela siempre se cuestionó su procedencia  y aunque creía ser una cíclope extraterrestre, poco después de empezar a trabajar en Planet Express descubrió su verdadero origen. En este trabajo como capitana de la nave, conoció a Fry con el que, después de muchos conflictos y acercamientos, acaba teniendo una relación que se mantiene por ahora (en la sexta temporada que se emite en la actualidad). Ya que Futurama está ahora más viva, fresca y divertida que nunca, es un misterio cómo terminará la historia de este genial personaje…

Sigue leyendo

Crítica: Airbender, el último guerrero

Desde los primeros teasers lo nuevo de Shyamalan no me daba buena espina (por decirlo de un modo suave) y al final ha resultado que tenía razón. Después de “El incidente” más de uno estaría con la mosca detrás de la oreja respecto a este director que siempre quiso ser la estrella de la función y al final ha ido cayendo por su propio peso. Las críticas han sido terribles y, aunque la recaudación no ha ido todo lo mal que podía ir, el descontento es general por lo que al final no habrá trilogía, como mucho una segunda parte.

Uno de los principales problemas de Airbender es el reparto, formado por cinco jóvenes que tienen, así a grandes rasgos, el carisma de una patata pocha. Ninguno tiene el talento suficiente para aguantar bajo sus hombros el peso de un blockbuster así. Ni siquiera Dev Patel, que interpreta a un malo de medio melo (como los de Spiderman, que en el fondo todos son más buenos que el pan). Creo que Shymalan ha querido atraer a niños y jóvenes con este reparto tipo High school musical (y algún animalito extraño y tal) y lo que ha conseguido es alejar al público adulto que a fin de cuentas es el que le ha estado siguiendo todo este tiempo.

Imagino que no será facil condensar dos o tres temporadas de una serie en apenas dos horas pero después de ver la película de Shyamalan me queda la sensación de que realmente tampoco había tanto que contar ya que los protagonistas casi no hacen otra cosa que huir de un sitio para otro con alguna lucha puntual. La historia de los elementos podría haber dado mucho más de sí pero todo está bastante desaprovechado con un guión esquemático que hace aguas por todos lados.

También el director nos mete unos líos impresionantes en la cabeza con tanta comunidad y tanto espíritu extraño. Tanto, que a la media hora de película todo deja de interesar y aunque seguimos la historia lo hacemos con la más absoluta indiferencia. Vamos, que no deja buen sabor de boca. Ni mucho menos. Y no hablemos del cliffhanger final porque eso sí que es para llorar…

Sigue leyendo