Crítica: Niños grandes

¿Por qué películas como “Niños grandes” hacen sólo en Estados Unidos más de 150 millones de dólares y otras como “¿Qué fue de los Morgan?” (que, no es que sea la mejor de su género pero al menos es divertida) fracasan estrepitosamente? ¿Por qué series como “Cómo conocí a vuestra madre” tienen un éxito arrollador sin tener ni puñetera gracia y otras como “Casi sin querer” son canceladas con sólo 18 episodios? Es uno de los grandes misterios de la vida, algo que no tiene explicación y nunca la tendrá…

Antes de ver la película no podía imaginar que Adam Sandler hiciera una película por el simple hecho de cobrar su millonario talón, y mira que “Más allá de los sueños” tampoco es que sea una maravilla pero al menos tenía una premisa, algo que contar aunque fuera un algo ñoño e infantil. Ahora está claro que mi percepción sobre él ha cambiado bastante.

“Niños grandes” es poco más que una aburrida reunión de amigos + Chris Rock (que no pega nada con ellos pero es negro y hay que ser políticamente correctos) en una casa de campo. La muerte del entrenador que todos tuvieron cuando eran pequeños parece una excusa de 10 minutos para tirarse el resto del metraje en el campo y en un parque acuático haciendo chorradas cada vez más grandes y sin sentido.

Las mujeres en esta ocasión son meras comparsas, más o menos histriónicas, depende del grado de protagonismo que tenga su marido en la película. Aún me pregunto qué pinta una actriz como Maria Bello en la película. Además está muy desmejorada por un par de retoques que se ha hecho y que no le han sentado nada bien. De Salma tampoco vamos a esperar mucho a estas alturas así que poco que decir excepto que luce un cuerpo impresionante para una mujer de su edad. De química con sus respectivos en la ficción ni hablemos porque es tontería…

Las comedias de Adam Sandler siempre tienen una parte final más dramática, algo que siempre me ha encantado porque no se queda sólo en la típica comedia de medio pelo sino que intenta emocionar un poquito además de hacer reír. Pues bien, “Niños grandes” no da para más y por supuesto no cambia su tono subnormaloide en toda la película. Lo único que nos ofrece es la típica moraleja manida y barata en la que el protagonista se deja ganar para demostrar los valores tan buenos que tiene. Eso sí, se quiere trincar a la hija de uno de sus amigos pero eso se supone que debe ser gracioso así que…

Conclusión: “Niños grandes” es mala, pero mala de verdad. No tiene ni trama, ni giros, ni evolución en los personajes… Nada. Una pérdida de tiempo, vamos. Me ha dado por preguntarme cuánto tiempo hace que no vemos una película realmente divertida en el cine. ¿Se habrá mudado la buena comedia a la televisión, con series tan brillantes como “Modern family”? por ahora parece que sí.

3 pensamientos en “Crítica: Niños grandes

  1. Siempre me han gustado los cómicos americanos salidos del saturday night live. Entre ellos está Adam Sandler que siempre me ha hecho reir con sus pelis tontas como Billy Madison, o El aguador y con las menos tontas como 50 primeras citas o click. Más o menos he seguido su carrera y aunque no me gustó MáS ALLÁ DE LOS SUEÑOS decidí dar una oportunidad a esta. gran error. Es realmente un rollo de pelicula que no entiendo como ha hecho 150 millones de dólares en usa, porque ni gusta alos padres ni a los niños ( la sala estaba llena de ambos y se aburrían)

    Lo bueno es que aún nos quedan Steve Carrell y Will Ferrell… a ver si no nos decepcionan

    Jp4evr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s