Nominaciones a los Premios Emmy 2010

Este año promete ser mucho más interesantes que los anteriores, todo hay que decirlo. Espero que LOST consiga el premio a la mejor Serie de Drama porque se lo merece más que ninguna (hombre ya!). No contaremos con que The office va a ganar en Serie de comedia pues este año ha sido el más flojo de su trayectoria pero sí que me encantaría que Steve Carrell ganara a mejor actor de comedia ya que se lo han arrebatado demasiadas veces.

Matthew Fox se merece el Emmy en su categoría ya que sin él LOST no hubiera sido lo mismo. Y qué dificil elección entre Terry O’quinn y Michael Emmerson para actor secundario, ¿verdad? Pues a mi me da que ese premio va a ir más para “Mad men” o “Breaking bad” ya que los dos de LOST ya tienen uno cada uno en su casa. Entre las actrices me encantaría que el principal de drama se lo llevara Julianna Margulies y el de comedia Toni Colette (este último creo que será para Lea Michelle de Glee). Eso sí, necesito (escrito en negrita y subrayado) que el de actriz invitada se lo lleve Elisabeth Mitchell. Nuestra Juliet tiene que obtener su merecido reconocimiento 😀

En fín muy pronto sabremos los resultados. Mientras tanto podemos revisionar LOST, darle otra oportunidad a The Office y la última temporada en la que veremos a Steve Carrell o disfrutar como niños con True Blood que, aunque muchos se escandalicen porque haya sido nominada a mejor serie dramática, a mi me parece sencillamente genial.

Después del salto os dejo las nominaciones…

Sigue leyendo

Rincón de lectura: “Desde mi cielo” – Alice Sebold

Acabo de terminar “Desde mi cielo” (The lovely bones), la segunda obra de Alice Sebold con la que consiguió un éxito arrollador y lo cierto es que me ha sorprendido muy gratamente. Me ha encantado. No sabía muy bien qué esperar de este libro aun habiendo visto la película de Peter Jackson. Quizá tenía ciertas reticencias por creer que la autora se extendería demasiado en la parte de la violación y asesinato de la joven protagonista, Susie Salmon, pero nada más lejos de la realidad. Apenas lo describe ya que en realidad es decisivo pero no es lo más importante de la novela. El verdadero tema central es cómo una familia es capaz de sobrevivir a la ausencia de uno de sus miembros. Susie Salmon relata en primera persona lo que hacen y sienten sus seres queridos e incluso tendrá oportunidad de regresar a la tierra durante un corto período de tiempo por la conexión que existe entre una de sus antiguas compañeras de clase, una chica a la que tocó accidentalmente al abandonar la tierra y que seguirá obsesionada con ella y todo lo relacionado con su muerte.

La novela mezcla de una forma magistral la fantasía y  la novela realista con un toque de misterio ya que una de las vidas que Susie sigue con más ahínco es la de su asesino, el señor Harvey. Aunque al principio nadie tiene ninguna pista, Jack Salmon y su hija Lindsey acaban teniéndolo claro y mediante una exhaustiva investigación, consiguen convencer a la policía de que su vecino es quien ha cometido el crimen y todo parece indicar que no es la primera vez que hace algo así. Harvey consigue escapar pero al final paga por sus pecados, quizá de una forma más abrupta de lo que nos hubiera gustado a todos los lectores (y coincide con la película palabra por palabra, por cierto). En la novela se da más importancia a la relación entre Abigail (la madre de Susie y Lindsey) y el policía que lleva el caso ya que llegan a enamorarse y tener un encuentro que acabará haciendo que ésta abandone a su familia varios años.

Por otra parte, el cielo de Susie Salmon es un lugar inmenso creado por sus recuerdos, sus sueños, sus esperanzas, todo lo que ella ha sido en vida. Allí se encuentra con gente que no ha visto nunca, con gente con la que tenía algún tipo de relación sin que ella lo supiera (víctimas de su asesino por ejemplo) e incluso con familiares que han muerto posteriormente. Y es que el cielo, según Sebold, es diferente para todos pero hay zonas comunes donde unos y otros se encuentran y conviven. Además Susie posee un mirador desde el que puede seguir la vida en la tierra, casi como si de un Gran Hermano se tratara.

Yo suelo pensar a menudo en la muerte y en lo que nos aguarda después. Es algo que pienso muchas mañanas de camino al trabajo o por la noche al irme a dormir; ¿Qué es realmente lo que hay después? ¿Se acaba todo con nuestro último aliento? ¿Un fundido a negro y dejar que la vida de los demas continúe o puede haber algo más? ¿Nos reencarnaremos? ¿Volverá a empezar todo otra vez como si nunca hubiera pasado? ¿Qué pasa con mi “Yo”. Con mi conciencia y mis conocimientos? Y sobre todo, ¿Podremos vivir de nuevo con las personas que queremos? Esas y muchas otras preguntas que quizá nunca tengan respuesta son las que me formulo y Alice Sebold trata con su imaginativa y personal visión, de darnos una respuesta. Una versión optimista y esperanzadora en la que no existe un ser superior, sólo almas que salen de la tierra para llegar a otro lugar completamente distinto.

Ahora puedo entender porqué Peter Jackson se enamoró de la novela y se propuso hacer una adaptación cinematográfica. Además después de haber leído la novela valoro mucho más la película (aunque ya en su momento me pareció magnífica), con esas escenas en el cielo tan llenas de color que parece que la vista no vaya a poder soportarlo y las escenas de la investigación de Lindsey en las que casi se puede palpar la tensión. En resumen: Una gran obra y una gran película totalmente recomedables que seguro volveré a disfrutar en un futuro próximo.