Crítica: Toy Story 3

Han pasado más de 10 años desde que vimos a Woody, Buzz y compañía en la que podemos catalogar como una de las mejores secuelas de la historia del cine. Toy Story 3 podría haber sido una nueva catástrofe en manos de Disney ya que tenía los derechos de los personajes y amenazaba con continuar todos y cada uno de los clásicos que con tanto trabajo y talento había creado Pixar (ya sabemos lo dados que son en Disney a sacar secuelas malas malísimas para vender dvds aun sabiendo que  desprestigian a las originales. Si Walt levantara la cabeza…). Finalmente las dos compañías se unieron y Lasseter tomó las riendas del proyecto.

La trama de Toy Story sigue una trayectoria tan lógica que parece imposible que la saga hubiera funcionado de otra manera. En esta ocasión Andy ha crecido (tal y como se mencionaba al final de Toy Story 2) y como adolescente que es ya no necesita sus juguetes. Sólo se iba a llevar a Woody a la universidad como mero recuerdo de su infancia (demostrando así que al final tantas preocupaciones sobre ser el juguete favorito de Andy carecían de fundamento) pero un error en la mudanza hace que el vaquero y su grupo acaben en la guardería Sunnyside, una terrorífica cárcel de la que tendrán que escapar cuanto antes.

En esta tercera parte sólo aparecen los personajes principales más importantes y la explicación es lógica, son los juguetes con los que más jugaba Andy y los que han perdurado con el paso del tiempo, aunque sea en un baúl lleno de trastos. Así que nos podemos despedir de la pastora Bo-peep, RC, Rocky y los demás juguetes que convivían en el cuarto de Andy. Lo bueno es que hay un montón nuevos personajes interesantes y divertidos que dan mucho juego en esta nueva entrega. Por cierto, el villano de esta tercera parte, Lotso, proviene de la idea central de Tin Toy 2, la secuela de uno de los primeros cortos de Pixar que nunca se llegó a realizar.

El comienzo de la película sigue los pasos de su antecesora mostrándonos una escena de acción realmente genial, esta vez ambientada en el oeste.  Los que se sepan Toy Story de memoria (como yo) habrán podido notar que la escena es una reproducción casi palabra por palabra (con algunos añadidos, claro) de la escena en la que Andy jugaba con ellos, mostrándonos cómo veía el pequeño la escena a través de su imaginación. Este comienzo es el que querían originalmente para Toy Story pero quizá por su bajo presupuesto no pudieron realizarlo.

Sigue leyendo

Crítica: Pesadilla en Elm Street

Ya lo decía Drew Barrymore en Scream: La primera de “Pesadilla en Elm Street está muy bien pero las secuelas no valen nada”. Y era totalmente cierto hasta que Michael Bay se animó a producir un remake, como ha hecho con otras tantas (Viernes 13, Las colinas tienen ojos, Amityville, La matanza de Texas…).

“Pesadilla en Elm Street (el origen)”, que de origen tiene poco pero queda mejor pensar que es una precuela más que un remake al uso, intenta sorprendernos (y lo consigue) con un cambio de protagonista ya bien entrada la película, una pequeña sorpresa que se agradecería si el cambio de actriz no fuera a peor. La rubia Kate Cassidy es la única del grupo de jóvenes que logra empatizar con el espectador, por eso es inevitable una pequeña sensación de abandono al dejar al espectador “a cargo” de la siguiente protagonista, una excesivamente sosa y desangelada Rooney Mara. No obstante me gustó que intentaran hacer algo diferente.

La película se queda algo corta a la hora de presentar a los personajes y al final lo que mantiene el interés general es la trama en sí, el misterio que hay detrás de Freddy Krueger. Lo malo es que al ser un remake todo el que haya visto la película sabe más o menos lo que va a pasar.  Hubiera sido un giro inesperado que Freddy realmente no hubiera hecho nada a los niños y que simplemente se vengara de ellos por metir aunque quizá eso le diera un halo de inocencia y le conviene ser un monstruo con todas las letras.

Jackie Earle Haley lo tenía difícil con el papel de Freddy Krueger, uno de los asesinos más famosos e imitados de todos los tiempos, pero consigue otorgarle una personalidad más distante y amenazadora, algo que le viene bien. Su nueva cara es más  espeluznante pero también le resta expresividad.

Los efectos especiales y el diseño de producción son bastante coherentes con la historia y ofrecen momentos realmente inquietantes, si bien los sustos es casi imposible que sobresalten a nadie (demasiados hemos visto ya en películas de este tipo…). No obstante se consigue mantener la tensión durante toda la película.

Conclusión: “Pesadilla en Elm Street” me ha parecido un remake muy entretenido, uno de los mejores junto con Amityville y Viernes 13.  Completa algo más la historia que la original al mostrarnos un par de escenas del pasado de Freddy. Además tecnicamente se agradece esa atmósfera envolvente y siniestra que rodea tanto al personaje como a las pesadillas en que se ven inmersos los protagonistas.

Es cierto que no es un remake necesario pero si nos ponemos a pensar, son muy pocos los que realmente aportan algo nuevo. Lo que sí que sería interesante es que hubiera alguna película más que arreglara el desaguisado de las secuelas de la original. Por ahora no se sabe nada del futuro de la saga y es curioso que sólo “Las colinas tienen ojos” tenga segunda parte ya que la mayoría de estos remakes ha funcionado bastante bien en taquilla…

Comic Con 2010: Trailer de la quinta temporada de Dexter

A continuación os dejo el trailer de la quinta temporada de Dexter, fresquito desde la Comic Con, el evento más friki y más alucinante del momento. Sobra decir que este video está prohibido para los que no hayan visto la cuarta temporada (como uno que yo me sé). De lo contrario os arriesgais a echar por tierra uno de los mejores cliffhangers de los últimos años. Qué ganas de que llegue septiembre…