Crítica: Alicia en el país de las maravillas

 

Después de “Charlie y la fábrica de chocolate”, “La novia cadaver” y “Sweeney Todd”, Tim Burton anunció una versión del clásico de Disney “Alicia en el país de las maravillas”. La novedad del proyecto, aparte de estar adaptada para proyectarse en 3D, es que está más centrada en la segunda parte del clásico de Lewis Carroll, “A través del espejo” aunque en realidad es una versión bastante libre.

En la película de Tim Burton Alicia es una adolescente con aspecto enfermizo que tiene un sueño recurrente sobre un extraño mundo que ignora conocer. En medio de una elegante fiesta se entera que ha sido prometida a un Lord ausente de cualquier tipo de atractivo. Alicia consigue salir del atolladero y se encuentra persiguiendo un conejo blanco con chaleco y reloj. Poco más tarde encuentra su madriguera y tras una surrealista caída se encuentra en un nuevo mundo en el que los animales hablan y viven bajo la tiranía de la Reina Roja que ordena la decapitación a cualquiera que ose contradecirla. “Casi Alicia” trata de recordar un pasado en el que hizo frente a la peligrosa mascota de la Reina Roja y devolvió la paz a Wonderland. Sólo así podrá repetir su hazaña ahora y encontrar, quizá sin esperarlo, una solución a sus problemas en el mundo real.

Lo primero que cabría reseñar es que esta es la película más infantil de Tim Burton. De su clásico estilo gótico y oscuro sólo quedan los arboles retorcidos que tanto le gustan al director. A cambio tenemos una orgía de color y movimiento como nunca habíamos visto aunque esta vez diseñada y producida a través de pantallas azules y efectos digitales. Un paso atrás en su buen hacer, ya que si por algo es conocido Tim Burton es por utilizar los decorados reales más grandes y más impresionantes de Hollywood.

La mayoría de las criaturas y personajes son fácilmente reconocibles a todos los que hayamos visto la versión de Disney. Esta vez los efectos especiales le dan una nueva dimensión a la historia pero no por ello es más interesante o más amena. De hecho el guión es plano y dirigido, como decía antes, a un público más infantil. Un público que agradece esta síntesis y que lo que más le interesa, como es normal, es ver cuantos más bichos raros y coloridos, mejor.

Entre los actores destaca Helena Bonham-Carter con muchísima diferencia. Su personaje es el único realmente carismático, diferente y humorístico con su mítica y recurrente frase “¡Que le corten la cabeza!”. Johnny Depp no deja de hacer de nuevo el papel de “Charlie y la fábrica de chocolate”, Anne Hathaway resulta un tanto ridícula en su papel de la  inocente y empalagosa Reina Blanca y Crispin Glover repite sus gestos de “Regreso al futuro” y sobretodo “Los Ángeles de Charlie”. Aún así ninguno desentona tanto como para estropear la ilusión de El País de las maravillas, quizá por tanto efecto especial y criatura Burtoniana. Y respecto a Alicia, interpretada por la joven Mia Wasikowska, decir que está bastante convincente en su papel aunque a veces la notaba algo falta de emoción.

Conclusión: “Alicia en el país de las maravillas” de Tim Burton es una película efectista dirigida a un público diferente al acostumbrado que ha respondido de forma entusiasta (como cabía esperar) a esta nueva versión del clásico de Carroll. Es decir: Película para niños + 3D = Arcas a rebosar. A mí se me hizo algo pesada después de la primera media hora y tan sólo en las escenas de la batalla final (y en algunas apariciones de la Reina Roja) conseguí recobrar en parte mi interés.

Pienso que su gran fallo es el guión, confuso hasta cuando intenta aclarar algo (por ejemplo en los dos flashbacks que nos muestran el primer viaje de Alicia). La estructura se va desmoronando a medida que transcurre la película, es decir, desde que Alicia entra a través de la madriguera la mayoría de las escenas se podrían colocar de un modo completamente diferente y no notaríamos la diferencia. Es ese caos el que hace que no conectemos con la historia y la convierte, a mi modo de ver, en uno de los proyectos más prescindibles de Tim Burton.

4 pensamientos en “Crítica: Alicia en el país de las maravillas

  1. A mi me parecio un rollo y me suele gustar Disn ey y también las pelis infantiles…pero aqui algo no funciona. Se hace pesada y punto.

    Los niños están encantados con tanta criatura pero los mayores echamos de menos un mejor guión.

    Espero que Tim vuelva a hacer buenas pelis como Bittle juice, Ed wood, eduardo manos tijeras o sllepy hollow pronto

    JP4evr

  2. Yo la vi el sabado pasado y me gusto (aunque flipeis jejjeje) por la ambientacion, la trama y los personajes estaban muy bien exos como la Cabezona, los gorditos, el relojero….. en este ultimo me gusto muxo la escena de el cogiendo a Alicia de la mano el efecto de ella enana y el gigante me encanto.Tambien el gato en 3D habia momentos que parecia que le podias tocar .Es que las pelis de Burton es lo que tiene que hay gustos de todo tipo😉

  3. Nuri: Jorge y yo la vimos en 2D. Quizá en 3D gane mucho. Lo que sí sigo teniendo claro es que es la que menos me ha gustado de toda su filmografía aunque como pongo en la crítica tiene momentos buenos y el final me pareció interesante.

    Jorge: La próxima creo que es un auto-remake de Frankenweenie. Pero lo que me encantaría es que una que tiene puesta en IMDB “En desarrollo”: La familia Adams!!! Es el remake perfecto para Tim Burton. Christina Ricci podría ser ahora morticia y Carol Kane (la abuela) ahora no necesitaría tanto maquillaje jiji.

    JP 4ever

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s