Crítica: El libro de Eli

El libro de Eli es una película post-apocalíptica que a priori podríamos comparar con “Soy leyenda” o “The Road” aunque carece del toque fantástico de la primera y (por lo que he leído) la falta de acción de la segunda.

La trama gira en torno a Eli (Denzel Washington), un hombre solitario que tiene una misión muy concreta, la de llevar un libro único e insustituíble a un territorio aún desconocido para él. En el camino se encuentra con varias bandas que actúan como carroñeros y abusan de los viajeros más débiles robando, violando y matando.

Después de dar cuenta de ellos, Eli llega a una ciudad gobernada dictatorialmente por Carnegie (Gary Oldman) cuyo único deseo es encontrar el libro que Eli guarda. Solara, la hijastra de Carnegie cuida de su madre ciega y acabará uniéndose a Eli tras comprobar su poder y creer que él es la única forma de sobrevivir.

Lo primero que llama la atención en “El libro de Eli” es la fotografía, casi sin color y en tonos sepia hasta las últimas escenas de la película donde el color, en tonos pálidos y suaves, parece colarse en nuestras retinas de forma sugerente.

Las escenas de acción son otra de las cosas por las que merece la pena ver “El libro de Eli”. Denzel Washington además, interpreta al perfecto héroe solitario que, espada en mano, hace justicia con unos movimientos y coreografías que dejan con la boca abierta incluso cuando apenas se distingue la acción. Desde luego los hermanos Hughes saben cómo dirigir. Atención al plano cuasi-secuencial del tiroteo en la casa. Impresionante.

Respecto al reparto destacan sin duda Denzel Washington y Gary Oldman, este último haciendo de malo tan bien como siempre pero la que más llamó mi atención fue la joven Mila Kunis (voz de Meg en Padre de familia, por cierto). Esta mini-Angelina Jolie interpreta a Solara, una joven de fuerte caracter y autosuficiente que encuentra en Eli un modelo a seguir. Sin duda esta chica dará que hablar próximamente.

Y dicho esto voy con lo malo que le encontré a la película: Aunque es muy entretenida y las setpieces están muy bien colocadas además de bien rodadas, es un film totalmente olvidable, sobretodo por su final. Una vez que conocemos el contenido del libro, el suspense cae en picado y la “gran” sorpresa final me parece ridícula, quizá por no estar bien explicada *SPOILER* ¿Se supone que Eli ve por acción divina, por ser el elegido que debe llevar la única Biblia a lugar seguro? Si por ello ve perfectamente, ¿puede hacer de todo menos leer libros normales? ¿Sabe leer Braille porque antes de la catástrofe era ciego y después pudo ver milagrosamente? ¿Porque nos muestran que es ciego si a todas luces, en este contexto, ve perfectamente? *FIN DE SPOILER*

Conclusión: El libro de Eli es una película interesante, muy parecida a muchas otras películas del género pero bien cuidada y con un guión consistente al menos hasta su parte final. Se asienta en un buen montaje y las actuaciones de un buen reparto. Sin embargo me quedo con la sensación de que en realidad no había tanto que contar o no han sabido como hacerlo como es debido. El film es como un castillo de naipes bien estructurado que se derrumba al colocar uno de los pilares sobre los que se asienta (el secreto de Eli). Aún así yo la aprobaría con nota porque (y esto cada vez lo digo más, desgraciadamente) hay cosas mucho peores…

Mi nuevo blog: Otra noche en vela. Os espero!

Box office: Alicia sigue liderando la taquilla una semana más

Alicia se resiste a dejar libre el primer puesto de la taquilla americana. Acumula esta semana 265 millones y supera los 500 a nivel mundial. Parece que James Cameron está de morros por tener que ceder el liderazgo que mantuvo “Avatar” durante tanto tiempo (porque la verdad es que la gente sigue viéndola después de tres meses) pero es que, le pese a quien le pese, el mundo aún no está preparado para el 3D. Aún no sé cómo los cines van a hacer frente a tantos estrenos en 3D seguidos (Alicia, Cómo entrenar a tu dragón, Furia de titanes…) contando con una sala cada uno de ellos.

En segunda y tercera posición tenemos 2 estrenos: “Diary of a Wimpy kid” y “The Bounty Hunter”. Ambas acumulan 21 millones en sus tres primeros días en taquilla. La primera está basada en la novela de Jeff Kinney dirigida al público infantil mientras que la segunda es la nueva película de Gerard Butler y Jennifer Anniston que, a pesar de no haber costado mucho, no ha entrado tan bien como se esperaba…

El cuarto puesto es para “She’s out of my league” una típica comedia que no logra llamar la atención del público. “Repo men” se estrella en su estreno con 6 millones (en 2500 salas lo cual equivale a un gran fracaso). “Green Zone” por otra parte baja ya con 25 millones y un presupuesto de 100. A ver si con estos resultados se dan cuenta de que Paul Greengrass es un director que marea demasiado con sus “camara al hombro” y que la unión con Matt Damon no es sinónimo de éxito. “Bourne Supremacy” y “Bourne Ultimatum” tuvieron éxito porque son peliculones, independientemente del director o mejor dicho a pesar del director. Como no espabile Matt Damon va a acabar olvidado de nuevo, como antes de meterse en la piel de Bourne (“The informant”, “Invictus” y “Green Zone” son buenas pruebas de ello).

Y para acabar, en los cuatro últimos puestos se encuentran dos éxitos y dos fracasos. Los dos primeros son “Shutter Island” con 115 millones (demasiado ha recaudado siendo un thriller trillado, angustioso y desesperante) y “Avatar” que después de tres meses logra 736 millones, tanto que ya ni llama la atención. Las dos últimas son “Our family wedding” (una comedia para el público afro-americano) y “Remember me”, la nueva película de Robert Pattison y la perdida Emilie de Ravin que demuestra que el tirón del joven actor no es tan poderoso sin su maquillaje blanquecino y sin Kristen Stewart.

La semana que viene aterrizan los dragones. Veremos que acogida tiene frente a una Alicia que cumplirá un mes en taquilla y que no muestra signos de agotamiento.