Crítica: El hombre lobo

Mucho se ha hablado estos dos últimos años de “El hombre lobo” y casi siempre de forma negativa o poco confiada. Y es que cuando una película lleva retrasándose tanto tiempo y se comunica que se han grabado nuevas secuencias estando ya en la sala de montaje es normal que haga dudar a todo el mundo.

La película nos cuenta la historia de Lawrence Talbot, un hombre atormentado por un pasado en el que perdió a su madre y tuvo que aguantar un año de internamiento psiquiátrico gracias a su padre. Posteriormente se marchó pensando en no volver a pisar su pueblo natal pero Gwen, la prometida de su hermano le ruega que vuelva y le ayude a encontrarlo ya que a esta desaparición se unen varias muertes de extremada violencia.

Atando cabos, Lawrence comprobará que lo que todo el mundo teme se encuentra más cerca de lo que en un principio creía y tendrá que esforzarse por salvar a Gwen, de la que acaba enamorándose, luchando incluso contra sí mismo.

A priori uno de los puntos fuertes de la película es su reparto, encabezado por Benicio del Toro (el ganador del Goya al mejor actor el año pasado, por cierto). Se agradece su entrega a la hora de afrontar el papel de Lawrence pero creo que no llega a ser un protagonista que empatice con el público como debería. Y lo mismo le pasa a Emily Blunt.

Anthony Hopkins está más metido en su papel pero simplemente porque lleva haciendo lo mismo desde “El silencio de los corderos”, un hombre misterioso que oculta un oscuro secreto. Y el cuarto nombre importante es el de Hugo Weaving, que también repite porte y gestos calcados de sus personajes en “Matrix” o “El Señor de los anillos” pero que agredece su personaje en esta película. Atención a Art Malik, el malo malísimo de “Mentiras arriesgadas” irreconocible tras una enorme barba y sirviendo como puede a Anthony Hopkins.

Si tuviera que destacar algo de “El hombre lobo” sería sin duda la banda sonora de Danny Elfman, el diseño de producción y el maquillaje del gran Rick Backer que por cierto aparece en la película (y tiene el privilegio de ser la primera victima del hombre lobo). Todos y cada uno de estos aspectos son impecables y hacen que “El hombre lobo” suba varios enteros, sin duda.

La dirección de Joe Johnston también es algo muy positivo. El director de “Parque Jurásico 3” (esa terriblemente entretenida secuela tan odiada por muchos y tan amada por mí) ha logrado crear una atmósfera oprimente cargada con setpieces que son como explosivos con temporizador, estallan justo cuando es necesario, cuando el ritmo empieza a resentirse. Así las casi dos horas de metraje pasan volando.

Conclusión: “El hombre lobo” no es la mejor película sobre licántropos pero tiene lo suficiente como para considerarse una buena película. Es entretenida, interesante y muestra un cuidado en casi todos sus aspectos que se agradece mucho. No tiene un presupuesto bajo precisamente (costó 150 millones de dólares) y, aunque sólo ha recaudado 30 millones de dólares en su primer fin de semana y es muy poco probable que llegue a los 100 cuando salga de taquilla, yo me daría con un canto en los dientes si todas las secuelas que salen al mercado tuvieran la calidad que tiene ésta.

Disney Trivia (I) – Blancanieves y los siete enanitos (1937)

  • La academia concedió a la película una estatuilla de tamaño normal y siete estatuillas más pequeñas.
  • Convencidos de que de fracasaría, la industria de Hollywood etiquetó la película como “la insensatez de Disney”.
  • Para mantener la mente de sus animadores siempre activa, Walt Disney instauró la política “Cinco dólares por gag”. Un ejemplo notable de esta política fue Ward Kimball, que sugirió que las narices de los enanos deberían aparecer una a una sobre los pies de la cama cuando espiaban a Blancanieves. 
  • El príncipe tenía originalmente un papel mucho mayor pero la dificultad que encontraron al animarle hizo que los animadores se vieran forzados a reducir su papel significativamente.
  • Se escribieron 25 canciones para la película pero sólo se usaron ocho.
  • Blancanieves y los siete enanitos” (1937) se convirtió en el primer lanzamiento Disney platinum DVD. Llegó a las tiendas el 5 de Octubre del 2001 y ese mismo día se vendieron más de un millón de copias.
  • Fue la primera película en tener banda sonora editada en un album.
  • En una sesión de grabación los animadores de Disney le dijeron a Lucille LaVerne, la voz de la bruja, que necesitaban una voz más rasgada de la voz de la Reina para la Bruja vieja. Mrs. LaVerne salió de la cabina de grabación, volvió unos minutos después y brindó una perfecta voz de anciana que encantó a los animadores. Cuando le preguntaron como lo hizo, ella contestó: “Oh, sólo tuve que quitarme la dentadura”.
  • Ostentó el título de película más taquillera exactamente un año, después del cual fue superada por “Lo que el viento se llevó”.
  • Ya que Disney no tenía su propia discográfica cuando produjeron sus primeras películas, todos los derechos de publicación de las canciones y los score de estos films están en realidad controlados por Bourne co. Años después, el Estudio tuvo la posibilidad de recuperar los derechos de todas sus películas con excepción de “Blancanieves”.
  • Fue la primera película en ser seleccionada para el registro nacional de películas (National Film Registry).
  • Fue la primera película de Disney en tener su propia premiere en el Radio City Music Hall de Nueva York. Al terminar el pase inicial de la película (y en los posteriores), tuvo que cambiarse la tapicería de todos los asientos. Parece que los niños pequeños se asustaron tanto en la secuencia en la que Blancanieves se pierde en el bosque que mojaron los pantalones y por tanto, los asientos.
  • La película empezaba con escenas sobre la madre de Blancanieves pero tuvieron que ser cortadas para evitar la ira del censor.
  • Marge Champion sirvió como modelo de movimientos para Blancanieves. Alguna de esta animación fue reutilizada más tarde con Lady Marian en “Robin Hood” (1973).
  • El animador Ward Kimball estuvo a punto de renunciar después de que sus dos secuencias principales fueran cortadas (los enanos comiendo sopa y los mismos construyendo la cama de Blancanieves). Walt Disney le convenció para quedarse dándole el personaje de Pepito Grillo en su próxima película “Pinocho” (1940).
  • Cada país en el que se ha estrenado la película tiene su propio conjunto de siete nombres para los enanitos. Incluso Alemania, país creador del cuento. Sin embargo, en el original de los hermanos Grimm, los enanos no tenían nombres individuales.
  • En el cuento original, la Reina muere cuando es forzada a bailar en unos zapatos de metal ardiendo. Disney desechó esa idea.
  • Los estudios Disney de Burbank fueron construidos con los beneficios de “Blancanieves y los siete enanitos”.
  • Sólo hay 11 personajes humanos en la película – Blancanieves, los enanos, la Reina, el Príncipe y el cazador. De estos sólo los que aparecen en el título tienen nombres (Blancanieves y los siete enanitos).