Crítica: Where the wild things are

 

¿Qué se puede esperar del director de “Cómo ser John Malkovich” y “El ladrón de orquídeas”? Desde luego nada convencional. Con esa idea fuimos a ver “Donde viven los monstruos”, su nuevo largometraje basado en un cuento de Maurice Sendak que consta de unas pocas frases y unas llamativas ilustraciones.

La trama es simple: Max es un niño travieso y solitario que escapa a través de su imaginación a un mundo habitado por monstruos gigantes que le nombran rey. Después de varios días de construir y destruir, de correr y saltar, vuelve a casa. No hay más. Para un cuento es suficiente pero no para una película.

“Donde viven los monstruos” tiene cosas muy buenas. Lo que primero llama la atención son los monstruos, diseñados por la factoría de Jim Henson. De ahí el enorme parecido de alguno de ellos con los ogros de los Fragel rock, por ejemplo. Parece que cuando empezaron a rodar, los actores que debían meterse en los disfraces apenas podían caminar en línea recta debido al excesivo peso de las cabezas. La solución de Spike Jonze fue hacer una mezcla perfecta entre lo físico (los cuerpos) y lo digital (las expresiones de los rostros). El resultado es magnífico, muy muy realista.

Otro de los puntos fuertes de la película es su joven protagonista, Max Records. Es todo un descubrimiento después de un exhaustivo casting en el que hicieron pruebas a cientos de niños de todo el mundo. El director afirma que no paró hasta encontrar a un pequeño Sean Penn, un niño que expresara tanto con la mirada que no hicieran falta las palabras. Y la verdad es que al final lo consiguió.

Debo hacer mención a la banda sonora, una colección de canciones compuesta por Karen O. de los Yeah yeah yeahs que al parecer estuvo saliendo con Jonze durante un tiempo. Las composiciones de Karen llaman la atención, algo que no suele ser bueno en las películas en general ya que los buenos scores ni siquiera se sienten, empastan acompañando al conjunto sin que te des cuenta, pero en esta ocasión el resultado es muy positivo. Quizá por la peculiar forma de crear que tiene Spike Jonze.

Y ahora vamos con lo negativo… La película intenta dirigirse a un público adulto mirando a través de los ojos del público infantil y lo que consigue es aburrir al primero y no llegar del todo al segundo. Me pregunto que pensarán los niños de esta película. A mi que soy adulto me aburrió y eso que intenté mirarla como lo que es: Un cuento contado durante hora y media, sólo que en este cuento no pasa nada relevante. No hay conflictos, no hay evolución de personajes, no hay … interés. Lo intenté pero no pude encontrarlo por ningún lado.

Algunos pueden argumentar que sí que hay evolución pero que al igual que el mundo donde viven los monstruos, ocurre en el interior de Max. Por eso no terminamos de apreciarlo del todo. El niño siendo por fín el rey (de la casa) que siempre quiso ser descubre lo que son las responsabilidades, el cariño, el respeto etc… Sí que notamos que algo ha cambiado en él cuando vuelve pero tenemos que imaginar qué es. Spike Jonze deja demasiado trabajo al espectador habiendo aportado muy pocos rasgos distintivos en cada personaje y escasos diálogos “lógicos”. Esa es quizá la parte real de una película tan imaginativa, que todo es tan surrealista porque un niño imaginaría cosas así. De todos modos la película no está bien enfocada cuando se queda vacía y hace que el espectador se ponga a mirar el reloj o mandar mms a la primera de cambio.

Conclusión: No diré que “Donde viven los monstruos” es mala pero sí que es muy decepcionante. No sé que es peor, la verdad. Lo positivo no llega a compensar con lo más negativo que es la falta de algo que dé emoción, que empatice con el espectador y le haga meterse en la película. Incluso el final es sosísimo. Katherine Keener está desaprovechada aquí, por cierto. Seguiremos pendientes del Señor Jonze ya que está claro que ve las cosas de un modo diferente y creo que aún tiene cosas interesantes que contar. Ésta desde luego no lo ha sido.

3 pensamientos en “Crítica: Where the wild things are

  1. Pues no es por ponerme hiperfan o gafapasta, pero a mí me encantó en todos los aspectos. Es más, me parece una película que gana con el tiempo, los revisionados y la reflexión 😀
    Saludos!

  2. mms?. con que tipo de gente vas al cine?, jajajaj

    la verdad es que suscribo todo lo que dices.a lo mejor como dice brian gana con el tiempo y el revisionado. algun dia lo comprobare y ya te diré.

    lo que es cierto que el scorte tambiés es del cada vez mejor carter burwell y los actores están muy bien, sobre todo el niño. la peli tiene algo, pero aburre y eso es lo peor que le puede pasar a una peli. y si no mira ninja asesasins. se te pasa volando.

    bueno un saludo, chico del blog que le gusta tanto empastar, jajajaj. se pueden empastar dos personas?. yo SÉ que si 😉

    JP 4evr

  3. jajaja habla el empastador. Ya ha pasado casi una semana y me sigue pareciendo lo mismo. Habrá que verla otra vez cuando salga en Dvd a ver si cambia nuestra percepción pero a mí me da que no, que donde no hay…

    Un saludo!

    JP 4ever.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s