Cuatro discos que (sí) regalar en Navidad (al menos a mí)

Como hice hace poco el post “cuatro discos que no regalar en Navidad”, voy a hacer el contrario para equilibrar el karma de este, nuestro blog. Allá van sin más dilación:

1- Skunk Anansie – Smashes and trashes. Después de “Post Orgasmic Chill” Skunk Anansie se disolvieron sin dejar rastro para tristeza de todos sus fans que habíamos quedado encantados con esa colección de canciones tan fantástica (Charlie big potatoe, Secretly, Lately, Cheap honesty, you’ll follow me down… ¡Todas!). Por suerte Skin sacó un par de discos al mercado. El primero es una verdadera joya baladística, un álbum precioso para escuchar en la bañera a la luz de las velas. El segundo algo más flojito pero también tenía temas muy buenos. Y cuando ya creíamos que todo seguiría igual, que Skin seguiría su carrera en solitario, van y nos sorprenden con un grandes éxitos que aporta aparte de la remasterización de sus temas más aplaudidos, tres cortes nuevos y para todos los gustos: un mediotiempo (el single actual), un baladón y una canción punk que recuerda más al “Paranoid and Suburnt”. Se han currado la web oficial muchísimo y el artwork del disco, como siempre está a la altura del grupo. ¿Grabarán un cuarto disco? todo parece indicar que sí. Crucemos los dedos.

Sigue leyendo

Nena Daconte, fin de gira. La Riviera 24-10-2009

Fue en la Riviera, un sitio muy especial para mí (The Cranberries, el 24 de Abril del 99. Mi primer concierto). Pasamos por lista de puerta (para eso tengo un novio que trabaja en la tele y además es guapo :P) y por ello conseguimos un buen sitio en las primeras filas a pesar de haber llegado con el tiempo justito. El efecto de los mojitos que nos habíamos tomado ya se iba pasando pero apenas veinte minutos después de llegar empezó el concierto.

El sonido era bastante bueno y estábamos a pocos metros del grupo. Tocaron todas las canciones de sus discos (creo que no se dejaron ni una) y también algunas versiones, las mejores “It’s the end of the world as we know it” de REM y “Poupée de cire”, canción que versionaron en una de las “fantásticas” galas eurovisivas.

El escenario como veis arriba es pequeño pero el montaje de luces con los globos que iban pasando distintas imágenes daba bastante el pego. Mai como siempre tan mona con su vestido horripilantemente guay y cantando con su vocecita inconfundible. Se movió menos de lo acostumbrado, eso sí. Lo mejor de la noche para mí aparte de la sorpresa de Poupée de cire fue “El aleph” (una de sus mejores canciones) y “Engáñame a mi también”. En general no hubo fallos y el tracklist fue muy acertado. Desde luego se dejaron la piel en el escenario.

Sigue leyendo