Comentarios del director: Los Otros (1ª parte)

Con este post inauguro esta nueva sección en la que transcribo y adapto comentarios del director de algunas películas que me encantan. En esta ocasión es “Los Otros”, tercera cinta de Amenabar que además de ser buen director y mejor guionista aporta muchos datos y anécdotas curiosas. Quizá la próxima que transcriba sea “El laberinto del fauno” ya que Guillermo del Toro es también buenísimo comentando, no para un segundo de hablar (no como Tim Burton por ejemplo que parece que se duerme viendo y comentando sus películas porque habla cada diez minutos por lo menos…). En fín que para los que no tengais tiempo o ganas de poneros a ver la película comentada, aquí os dejo la transcripción de “Los Otros”, uno de los mejores films de fantasmas de la historia.

– A. Amenábar: El guion lo escribí en 1998 y la idea era hacer todo lo contrario de lo que había hecho con mi segunda película, “Abre los ojos”, que era una película con muchas localizaciones, muchos cambios en el tiempo. Me apetecía juntar con muy pocos personajes en una sola localización, tirar la llave y ver qué era lo que pasaba. Entonces un poco arrastrado por mis recuerdos de la infancia, me apetecía hacer una película de terror que se tomara el género en serio y me di cuenta de las cosas que más me asustaban eran cosas que había vivido de niño, en realidad cosas bastante sencillitas. Tenían mucho que ver con la oscuridad y con aquello que yo no podía ver.

Lo que estamos viendo ahora son los títulos de crédito que también tienen que ver con aquello que os contaba. En mi infancia yo pasaba mucho miedo pero a la vez me divertía mucho leyendo historias de miedo o imaginándolas. Todas estas novelitas que solía leer de niño de Agatha Christie, Enid Blyton… “Los cinco”, “Los siete secretos”… Todo ese universo no tanto la novela sino la impresión de la novela que muchas veces compraba de segunda mano era lo que intentaba reproducir en estos títulos de crédito, ese aire de los cuarenta y los cincuenta. Ese tipo de dibujo. Para todo esto contratamos a un dibujante de NY. No le dejamos ver la película sólo este último plano (la mansión) para calcarlo con la imagen real pero el resto lo único que hicimos fue que yo le conté escenas de la película, ni siquiera leyó el guion y el sobre eso improvisó sus dibujos.

Me apetecía mucho que la historia arrancara con este grito de Nicole, del personaje de Grace porque me parecía que era la mejor forma de resumir lo que le pasa a este personaje. Es un personaje que sufre, que va a sufrir mucho y luego aparte me parecía que era la mejor forma de empezar una película de terror, con un grito.

Por contraposición me apetecía que los sirvientes se presentaran con una risa, los tres riéndose hablando del viejo señor Simpson que una vez vista la película de nuevo se supone que debe ser una clave para entender que estos personajes están hablando de sus compañeros muertos.

Teníamos problemas con el sonido. No sabíamos cómo había que llenar toda esta atmósfera teniendo en cuenta que estamos hablando de una especie de limbo. Finalmente optamos sobretodo en esta primera secuencia por no meter ningún tipo de frecuencia ni de relleno sino el silencio absoluto. El problema era que no fuera a parecerle demasiado extraño al espectador y le diera demasiadas claves pero me parecía la forma más correcta de presentar el limbo.

Esa fue la primera escena, de hecho ese fue el primer plano que se rodó y recuerdo que cuando visionamos lo que habíamos rodado ese día quedamos muy contentos con el aspecto de Nicole. Yo creo que estos es de los planos que parece menos atractiva. La razón es quizá la luz, un pelín dura y la posición de la cámara. Había pensado en rodar la película en contrapicado y no le favorecía demasiado. No favorece demasiado a ninguna actor en ninguna película y a Nicole tampoco y a partir de ahí decidí poner la cámara a la altura de los ojos e intentamos potenciar lo más posible la mirada de Nicole y su belleza porque pensábamos que no estaba en contra del personaje que tuviera ese aire, lo más glamouroso posible.

La película se rodo prácticamente en Madrid en los estudios del Álamo y los exteriores en Santander. En principio buscamos en la isla de Jersey por ver si encontrábamos una casa que se ajustara y la verdad encontramos una bastante buena pero el dueño no nos dejaba ni acercarnos así que de ahí nos fuimos a Inglaterra donde vimos un centenar de casas por catalogo y finalmente encontramos esta en Santander que nos parecía fantástica y la labor fue hacer encajar todo esto que es el decorado con los exteriores de la película.

La ventaja de rodar en un decorado es que primero puedes tener todo lo que quieres  visualmente y luego puedes poner quitar y en este caso todas las paredes eran móviles. Yo insistí en que se hicieran los techos porque sabía que en algún momento iba a contrapicar  y se iban a ver sobre todo teniendo en cuenta que la película se rodaba no en formato panorámico como yo quería inicialmente sino en 1-85 con lo cual tienes más espacio por arriba, por abajo y es más probable que se vean los techos y los suelos.

Finalmente la película no se rodo en formato panorámico porque Tom cruise estaba bastante inquieto con que tuviéramos problemas de foco. El venia de rodar MI:2 y habían tenido muchísimos problemas, habían tenido que montar muchos planos fuera de foco, esto es un problema que suele dar el formato, las lentes de panavisión y la verdad es que cuando hicimos las primeras pruebas ya nos dieron problemas y pensando que teníamos una película con niños que a veces son difíciles de controlar, que se mueven, que no pueden estar exactamente en  su posición, decidí rodar la película en 1-85 que es como he rodado de hecho mis dos películas anteriores.

Lo que viene ahora es la presentación de los niños y todo está construido desde los movimientos de cámara hasta la música que es por cierto donde arranca realmente aparte de en los títulos de crédito. Todo está hecho para crear un cierto suspense ante la presentación d e unos niños que aún no habíamos visto. Me apetecía reflejar por un lado la búsqueda de la madre entrando en la guarida para ir a buscar a sus pequeños y por otro lado potenciar la idea de que los niños pudieran ser un tipo de monstruo, crear esa inquietud en el espectador… Y finalmente resultan ser dos niños encantadores. Aquí se trabajo mucho en el cambio de la atmosfera. No es lo mismo evidentemente la casa cuando  esta oscura. Es como si entráramos en un universo subterráneo o acuático. Hay una referencia en la película sobre la luz como si fuera agua y me parecía que era interesante crear esta sensación para el espectador, que están debajo del mar.

Para Nicole lo difícil era cuando tenía que ser  muy dura con los niños  y esta que es la primera secuencia en la que aparecen aunque no es la primera la primera que se rodó. No me acuerdo exactamente cual fue pero ya llevamos un tiempo rodando. Me acuerdo que los niños se estaban tirando pedos contantemente y se estaban riendo… Los niños yo creo que se lo pasaron muy bien, no pasaron nada de miedo. Quizá James, que interpreta a Nicolas, en algún momento porque decidí usar música para inspirarlos y asustarlos pero por lo general estaban siempre riéndose  y disfrutando.

Nicole insistió mucho en saber lo que era la enfermedad que padecen los niños cuando se lo explica a la señora Mills. Decidimos no mencionarla aunque en realidad se llama Seroderma pigmentosum. Aquí había una escena en la que Grace sigue hablando con la señora Mills  y le explica que ella no cree en fantasmas ni nada parecido y espera que ella tampoco y pasan por un pasillo donde hay al fondo una estatua de la virgen bastante siniestra por el modo en que está iluminada. Esto decidimos cortarlo, este y otros momentos de la película, sobre todo al principio que es la parte más dialogada, pues nos parecía que podía resultar más farragoso para el espectador.

Esta estoy recordando que fue la primera escena que rodamos con los niños y la verdad todo el mundo se quedo bastante contento con ellos. Yo estaba un poco preocupado sobre todo por Ann. Me asustaba un poco que se notara que se sabía las líneas y de ahí en adelante intentamos potenciar esa frescura en ella. Esta también era la escena que siempre dábamos a los niños cuando hacíamos el casting porque me parecía que era una escena muy significativa y mostraba muy bien la naturaleza de los dos personajes.

Una cosa que cuidamos mucho fue la dosificación de la información. Cuando estábamos en la preproducción de los otros se estrenó “El sexto sentido” y yo me preocupé pero mis productores me tranquilizaron diciéndome que eran dos películas muy distintas. En realidad son muy distintas pero tienen ese punto en común sobre todo hacia el final. Era muy importante para mí que el espectador no se fuera a enterar teniendo el precedente de “El sexto sentido”. Entonces tanto Nicole como Fionula, como todos los actores eran muy conscientes no tanto de lo que tenían que decir sino de cómo tenían que decirlo para no dar demasiadas claves porque tampoco quería que pensaran que el final me lo había sacado de la manga. Creo que se dieron los puntos justos de sutileza para que hubiera determinadas claves y de hecho hubiera espectadores que pudieran adelantarse al final pero que el ochenta o noventa por cierto de los espectadores no lo supieran.

Trabajamos mucho en el look de todos los personajes porque es una película con muy pocos elementos y esos pocos elementos jugaban por tanto una función muy importante. Yo quería insistir mucho en el look de los cuarenta y cincuenta. Era una historia en la que intervenían elementos decimonónicos y no quería que se creara una confusión temporal, quería que el espectador entendiera desde el principio que están en los cuarenta para que luego tuviera mayor impacto descubrir que los sirvientes en realidad pertenecen al siglo pasado. Esto nos creó el problema de que la señora Mills por ejemplo tenía que vestir de modo decimonónico y sin embargo no dar demasiadas pistas sobre lo que estaba pasando. Se buscaron unas ropas muy del siglo diecinueve pero muy discretas y sobrias y en el caso de Nicole lo que se hizo fue darle un aspecto de monja glamourosa. No queríamos jugar demasiado con el estereotipo, sobretodo en esta primera parte de la película cuando realmente se está presentado al personaje.

La que viene ahora para mi es una secuencia fundamental de la película, era fundamental en el guión y una de las pocas cosas que tenía claras cuando empecé a escribir esta película. Tenía claro el desenlace porque para mí era lo que daba sentido a todo y esta secuencia, que era realmente la presentación de la ideología de los personajes y la ideología (si es que se puede llamar ideología) de la película. Sabía que iba a ser una secuencia muy larga de diálogo y era quizá la que más miedo me daba cuando la película se testó con espectadores en Estados Unidos.  Curiosamente fue una de las secuencias más celebradas. El público respondía muy bien al humor de la escena y nunca se habló de cortarla. Se mantuvo íntegramente y aquí lo que buscaba era mostrar las fuertes creencias religiosas del personaje de Grace. Esto era algo que quería saber Nicole, necesitaba saber si su personaje realmente estaba creyendo todo esto  o si es un arma que utiliza para controlar a sus hijos (el amenazarles castigo del infierno o el limbo de los niños). Decidimos que no, que ella cree realmente todo esto, que es lo único que ella tiene para aferrarse y para que le dé sentido a su vida, ya que aparentemente no tiene ningún sentido vivir encerrada en esa casa prisionera prácticamente en la oscuridad cuidando de los niños.

Yo había estudiado en un colegio católico y conocía bastante bien la terminología católica pero intenté documentarme lo más posible, más que nada por ver si recibía algún tipo de inspiración o estimulo a la hora de crear los personajes. Recuerdo haber leído un libro de un tal varón (no recuerdo el nombre, era del siglo 17) que afirma alegremente que ha estado en el cielo, ha tenido visiones y ha visto como los angelitos enseñan a caminar a los niños que han muerto. Luego estaba el famoso catecismo. Había dos que se enseñaban en España en los cuarenta y cincuenta y ahí fue donde encontré el orden: El cielo, el infierno, el limbo, el limbo de los niños y el limbo de los justos que son aquellos que murieron antes de que Jesús salvara a la humanidad. Recuerdo que me pareció especialmente escalofriante el limbo de los niños  para aquellos niños que no han sido bautizados y son enviados a esta especie de purgatorio, algo que me parecía no solo injusto sino bastante cruel. Esto al presentarlo aquí me parecía que luego daba mucho más sentido y mayor fuerza al final de la película porque precisamente esta mujer va a tener que replantearse todas sus creencias cuando descubre que no está en el cielo ni en el infierno ni en el limbo sino que sencillamente no sabe dónde está. Para mí esa realmente es la explicación de la película, que no hay explicación.

Aquí la canción que tararea la niña es en realidad uno de los temas principales de la película y me hacía mucha gracia que fuera precisamente esa la que la niña está cantando. Pensamos en canciones populares pero de repente se me ocurrió esa melodía que además integré en el tema principal. Ya digo que alguna vez ensayamos con música y también con Nicole, que me lo pidió. Ella venía acostumbrada de rodar Eyes wide shut y decía que todos los días ensayaban así.

Decidí que esta secuencia llevara música en el último momento por calentar esta escena entre Grace y su hijo. Yo ahora soy más reacio a meter música cuando no creo que haga falta. Intento contener los elementos y la música es uno más pero  parecía potenciar ese amor de Grace hacia el niño. Esto es algo que se tiende a hacer en el cine de ahora, cuando tienes escenas un poco lentas intentar primero recortar lo más posible el dialogo, acelerarlo y luego llenar la película de música. A veces es un error. Aquí optamos por lo contrario, que el espectador fuera entrando poco a poco en la película y conociendo a los personajes.

Este es el primer punto de giro en el que Grace oye estos gemidos de un niño que no sabemos quién es. En principio ella cree que es Nicolas y es el primer momento donde el sonido se abre, se abren todos los altavoces y el sonido juega con el surround. Lo que intentamos era que el sonido se mantuviera en la pantalla, primero para mantener ese aire clásico de la película y porque creo que es una vuelta atrás en mucho sentidos. Es un intento de que el espectador poco a poco vaya conociendo los personajes  y más que una película de gritos es una película de susurros y el terror debería formarse a través de esa contención. El único punto en el que el sonido se abre a todos los altavoces es cuando entramos en el mundo de los otros y me parece que se lograban momentos más impactantes en contraposición con el resto de la película que está mezclada muy suave. Cuando vimos las primeras copias en Estados Unidos cuando estaba haciendo promoción me daba miedo porque iba a competir con películas como Parque Jurasico 3 y me daba la sensación que el espectador iba a oír mas la película de la sala de al lado que ésta y decidimos subir dos decibelios la cinta entera.

Esta fue posiblemente la secuencia martirio para la niña. Yo me entere más tarde que la niña estuvo a punto de renunciar a la película después de rodar esta secuencia y de hecho se rodo dos veces porque no estaba muy contento con el trabajo de Alequina. Puede parecer una estupidez pero el estar tumbada hacía que le doliera el estomago por un botón, yo le estaba exigiendo mucho, Nicole dentro de su personaje le estaba gritando y la niña estaba un poco contrariada pero al final no quedó mal.

Otro de los problemas era que al niño no le gustaba la sopa, yo le decía que comiera y no quería hasta que hubo un plano al final de la escena que les dije no, ahora termináis y os ponéis a tomar la sopa. Se la tomó finalmente. La niña no tomaba carne con lo cual tuvimos problemas en una escena de cena.

Esta es otra secuencia bastante importante en guión donde lo que se está reflejando son estos temores de infancia: Un niño en la cama con miedo a una mano que se acerque por detrás o todo lo que se pueda esconder debajo de la cama. Yo era un niño muy miedoso, no podía ir solo a ningún lado. Esta escena, como casi toda la película,  está planteada desde la contención y el no mostrar. Para mi da mucho más miedo aquello que está detrás de la puerta o la cortina, aquello que no podemos ver. En algún momento se habló sobre la posibilidad de mostrar a Victor porque es verdad que el espectador a estas alturas no sabrá si está o no en la habitación  o si es la niña. Yo creo que sí que está en la habitación, de hecho es el niño real el que acaba de abrir la cortina. No quería mostrarlo explícitamente, quería que se sintiera su presencia y lo trajimos desde Londres para darle la réplica a Alequina. Por supuesto la mano que se acerca a nicholas es la mano de Alexander, el niño que interpreta a Victor.

Recuerdo durante los ensayos y cuando tuvimos las primeras conversaciones sobre el personaje Nicole y yo haber hablado de esta secuencia como la primera o segunda de duelo.  Ya dije que esta es una película de duelos, entre Grace y su hija y entre Grace y la señora Mills y me parecía que esto rescataba un poco la esencia de las películas de los cuarenta y cincuenta donde tenemos a grandes divas peleándose y películas como “Eva al desnudo” y era lo que intentábamos potenciar.

En esta escena una de las dificultades era que Fionula estaba intentando interpretar el personaje de un modo muy agresivo porque el personaje de la señora Mills  está enfadada porque se da cuenta de que Anna ha sido injustamente castigada  y por otro lado Nicole no quería parecer muy dura con la niña así que mi labor era intentar potenciar ese lado severo de Nicole e intentar suavizar a Fionula.

Lo que viene ahora es un momento que está tomado de la vida real. Cuando me preguntan en qué me inspiro, casi siempre es de la prensa, las películas o los libros y muchas veces de la vida real. Yo hace unos años  vivía en un apartamento en el centro de Madrid y empecé todas las mañanas (a las cinco de la mañana) a oír unos pasos que se movían de derecha a izquierda. Era como un retumbar, como si alguien muy pesado estuviera correteando sobre mi cabeza  y empezó a ser muy constante, me pasaba todas las mañanas y decidí hablar con el vecino. Entonces  subí a la casa de arriba y descubrí que vivía una señora que no podía caminar y que por supuesto no estaba levantada a las cinco de la mañana. Nunca encontré explicación para aquello  por más que lo intenté y yo creo que de algún modo exorcizamos muchas de nuestras inquietudes y obsesiones cuando escribimos sobre ellas y la manera de integrarlo en esta historia era así.

Los pasos no sabemos si eran de Víctor o de quien. En realidad se supone que sí, que está jugando en la habitación de arriba. Es uno de los momentos donde el sonido se ha abierto como os decía antes porque estamos entrando en contacto con el mundo de los otros. Otro aspecto interesante era lo que los americanos llaman el payback, la revancha de Anna hacia su madre porque no ha creído lo que ella comentaba y en ese momento juega con ella y con el miedo que está pasando. Ann no tiene miedo de Victor,  aunque sí de la que luego llamará la Señora de los ojos en blanco.

La escena siguiente es otra de esas escenas que se rodaron en la casa real y me gustaba esa imagen en la que Grace entra en la habitación en busca de desconocidos y hay prácticamente fantasmas porque esta todo cubierto de sábanas blancas. Eso digitalmente se intentó potenciar, que las sabanas parecieran incluso más luminosas. Es de los pocos planos que se rodaron con steady cam porque es una técnica que no me gusta demasiado. Me parece que en general se ha abusado en los ochenta y los noventa de la steady.

El dibujo es muy importante. Ese rostro lo hice yo. Buscamos a varios niños para que hicieran distintas pruebas de dibujo y me parecía que un trazo infantil seria más chocante e impactaría mas al espectador pero la cara final de la anciana la hice yo.

Esta es una de esas escenas en las que dejamos algo plantado para que el espectador una vez que vuelva a ver la película encuentre claves y con ese chasquido de la escopeta lo que está haciendo ella no es tanto recordar (porque ella sabe lo que ha hecho, sabe que mato a sus hijos con la almohada y se pego un tiro) sino reviviendo ese malestar, esa pesadilla por lo que ella ha cometido.

Aquí viene uno de esos homenajes o cameos un poco absurdos pero que a mí me hacen gracia. Había llegado Eduardo noriega a Santander y me dijo “¿a que no te atreves a meterme en la película?” y le dije ¿cómo que no? Y entonces le sacamos una foto, la manipulamos y lo insertamos como un cuadro. Me divertía la idea de pensar que el malo de “Tesis” estaba asustando a Nicole Kidman.

Esta escena en el trastero también es otra escena donde se hicieron unos cortes para intentar aligerarlo pero había que dejar claro que ella empieza por primera vez a considerar que haya fantasmas en la casa. En un principio ella parece reacia a creer. Esta escena fue una de las más celebradas cuando hicimos el test screening en Estados Unidos. Es curioso como algunas escenas de diálogo que yo creía que serian seriamente cuestionadas eran (cuando se le entregaba al espectador un formulario para que opinara sobre la película) las más celebradas. Es una escena donde queda claro la pureza de los niños en cuanto a lo que es la doctrina religiosa, como Ann no termina de creerse ciertas historias de la Biblia. Es algo que recuerdo cuando de niño me planteaba como es que Jesús había enviado al demonio sobre una piara de cerdos y los había obligado a que se tiraran al mar y yo pensaba  “¿qué culpa tendrían los pobres cerdos?”. Todas esas contradicciones que aparecían en la Biblia es lo que se está reflejando en esta escena, los niños no terminan de entender como Noé pudo meter a todos los animales en una barca, como cabían todos. Esa especie de mitología que ahora se nos dice que hay que entender como una metáfora pero que hasta hace muy pocos años se decía muchas veces que había que creer ciegamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s