Gran Torino

Gran Torino

Ayer por fín fuimos ver “Gran Torino”, el último gran éxito de Clint Eastwood. La espera ha merecido la pena. Es sin duda la mejor película que he visto en lo que llevamos de año, secundada quizá por otro Eastwood: “El intercambio”.

Gran Torino es la historia de un anciano ex-combatiente que ha perdido a su mujer. La familia que le queda no se preocupa por él y su único apoyo verdadero es su perra Daisy. Walt Kowalski tiene un carácter agrio y dificil de tratar. Es racista, irónico y posee un amplio surtido de motes que no duda en adjudicar a todo el que se cruza en su camino.

Su más preciada posesión es un Gran Torino, un coche clásico que él mismo ayudó a montar muchos años atras. Es precisamente el vehículo el que le unirá a Thao y su familia, un grupo de inmigrantes Hmong que poco a poco conquistan al férreo soldado. Sin darse cuenta Walt se convertirá en su protector cuando una banda callejera amenaza sus vidas.

La historia no es nueva: Hombre solitario y gruñón conoce a un chico que, por su forma de ser consigue cambiar su carácter y sacar a relucir la buena persona que el anciano lleva dentro.

Empecemos por lo peor de la película: el doblaje. Para los pandilleros y los dos adolescentes protagonistas parece que han contratado un grupo de jóvenes sin experiencia alguna en el doblaje por lo que el resultado es más o menos como “School of Rock” (doblada por Dani Martín). Aparte de esto no he podido encontrar nada negativo en la cinta.

Y es que es un trabajo realmente brillante. Te encariñas en seguida tanto de los dos jóvenes Hmong como de Walt. El actor consigue crear y dar vida a un personaje realmente entrañable. Casi cada frase provoca una sonrisa o una carcajada ya que es realmente ocurrente. Esta empatía hace que el clímax de la película realmente te deje knockeado como ya estamos más que acostumbrados en la obra de este genial director.

Conclusión: Podría hablar largo y tendido de todo lo bueno que tiene “Gran Torino” pero ésta es una de las películas en las que sobran las palabras. Simplemente hay que verla y disfrutar cada fotograma y cada palabra. Porque las dos horas que dura la película se hacen muy cortas y te quedas con ganas de mucho más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s