12 monos

12monkeys

Este fin de semana no ha sido el fin de semana True Blood que esperaba. Sólo hemos visto un capítulo más. Eso sí, hemos visto varias películas interesantes. La que más me ha gustado ha sido 12 monos. No la había visto nunca y me ha impresionado muy gratamente.

La trama de la película es la siguiente es la siguiente: En 1996 un virus ha matado a 5.000 millones de personas y los animales han tomado el control de la tierra. Los supervivientes se han establecido en un oscuro mundo subterráneo. Su única posibilidad consiste en enviar a un voluntario a investigar el origen del virus para averiguar como combatirlo. Así James (Bruce Willis) viaja al pasado en varias ocasiones y en distintos años siguiendo las pistas (algunas erróneas como la búsqueda del grupo 12 monos) que le llevarán a la persona causante de todo. La cuestión es si la historia realmente puede cambiarse.

A priori puede parecer que es una rallada pero nada más lejos de la realidad. Es una película que, debido a su PERFECTO montaje, no deja ningún cabo suelto. Lo único que queda a la imaginación del espectador es el final pero con las pistas que van dejando no es dificil imaginar lo que pasaría después de los titulos de crédito.

Bruce Willis demuestra de nuevo ser un actor realmente espectacular. Cada vez me gusta más. Supongo que le adoraría aunque no hubiera hecho más que “El sexto sentido” y “El protegido” pero es que además de éstas tiene un montón  de buenas películas.

Brad Pitt es el otro gran pilar de la película. Sus gestos y movimientos de loco son tan naturales que casi logra hacernos olvidar quién es realmente. No me extraña que le nominaran al Oscar. Dicen que el corte de pelo que luce en el manicomio es obra suya en un intento por afearse (no lo consigue del todo aunque quiera) y meterse más en el personaje. Aunque nunca será reconocido, Brad Pitt es un actor de método mucho mejor que otros poseedores de uno o incluso varios Oscars. Le pasa igual a Leonardo DiCaprio. El título de Sex symbol pesa demasiado en Hollywood…

Otro aspecto que me ha encantado de la película es que no tiene ni un sólo plano con efectos digitales. Eso demuestra que teniendo un buen guión puede hacerse una magnífica película de casi cualquier género con un presupuesto mínimo. Todo es cuestión de echarle imaginación. En 12 Monos no hace falta explicar cómo se originan los viajes en el tiempo, ni siquiera hace falta ver demasiado del futuro mundo apocalíptico. Lo que se sugiere está claro que tiene mucho más poder.

Conclusión: 12 monos es una de las mejores películas de ciencia ficción que he visto. Me encanta el tono, el reparto, la estética, el magnífico guión y el aún mejor montaje. Aunque Terry Gilliam suele ser bastante emparanoiante en sus películas, en ésta lo explica todo como es debido y al final queda la necesidad por parte del espectador de reflexionar, ordenar ideas, montar la película mentalmente y sacar conclusiones. ¿Alguien da más?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s